Diario Sur

Podemos rompe el acuerdo con los socialistas en Castilla-La Mancha

  • El PSOE rechaza haber incumplido el pacto y solo ve una estrategia de Iglesias para presionar a Sánchez en favor de un gobierno de coalición

madrid. Podemos dio ayer por oficialmente muerto el acuerdo con los socialistas de Castilla-La Mancha con el que hace un año y medio garantizó la investidura de Emiliano García-Page al frente del Ejecutivo autonómico.

Los responsables regionales de la formación morada justificaron su decisión en los reiterados incumplimientos de las medidas pactadas que achacan al Gobierno de García-Page, a quien consideran más preocupado con las conspiraciones en su partido para «decapitar a Pedro Sánchez» que con solucionar los problemas de los ciudadanos de su territorio.

Tanto dirigentes manchegos como líderes nacionales como Pablo Iglesias o Pablo Echenique desmintieron la acusación de los socialistas de que se trata de una estrategia nacional para presionar a Sánchez ante una posible negociación con Podemos para pactar un Gobierno. Iglesias insistió en que es una decisión de la federación regional por el «flagrante incumplimiento», pero no desaprovechó para dejar el recado de que esto es lo que pasa cuando no se respetan los acuerdos con Podemos y para recordar al PSOE que, como ha visto con sus fracasos en Euskadi y Galicia, «ellos solos no pueden». Echenique añadió que «a corto plazo» no existe un peligro de efecto dominó en Extremadura y Aragón, donde el PSOE gobierna también con apoyo de Podemos, pero que están «en permanente evaluación y control».

El PSOE no tienen dudas de que Iglesias quiere usar a Castilla-La Mancha como «rehén» en una negociación con Sanchez y para hacerle ver que solo un gobierno de coalición garantiza la solidez de un pacto.

El PP, que busca la abstención de Sánchez para hacer presidente a Mariano Rajoy, se ofreció a ayudar a Page en lo que sea bueno para la región.