Diario Sur

El PSOE pedirá un pleno de control al Gobierno tras el plantón de Guindos

  • Los grupos tendrán el martes tres minutos cada uno para protestar por la ausencia del ministro de Economía en el hemiciclo

madrid. En este año insólito, los partidos han trasladado su batalla de los mítines al Congreso, del Congreso a la campaña electoral, y de la campaña electoral de nuevo a la Cámara baja sin conseguir romper esa dinámica. Así, dos elecciones generales después, el Parlamento vuelve a ser el escenario de un nuevo enfrentamiento entre la oposición y un Gobierno en funciones que se resiste a ser controlado mientras dure la transitoriedad.

La renuncia del ministro de Economía, Luis de Guindos, a debatir sobre el 'caso Soria' en el hemiciclo ha generado una oleada de malestar que ha llevado al PSOE a insistir en su objetivo de fiscalizar al Gabinete de Mariano Rajoy. «Pediremos un pleno de control al Gobierno», redobló ayer el portavoz de los socialistas en el Congreso, Antonio Hernando.

Su iniciativa, orientada a la semana del 4 de octubre, está, sin embargo, encaminada a la frustración hasta que el Tribunal Constitucional resuelva el conflicto de atribuciones planteado por el Congreso en la pasada legislatura ante la negativa del Gobierno a someterse a las Cortes. Y mientras la decisión no se produzca, en la Moncloa no están dispuestos a ceder. La Cámara baja, con su composición actual, esgrimen fuentes gubernamentales, no ha otorgado su confianza al actual Ejecutivo, que, además, recuerdan, tiene sus capacidades políticas mermadas.

Con estos argumentos, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes trasladó ayer a la Junta de Portavoces del Congreso que el Gobierno «no atenderá la comparecencia» del ministro de Economía para que aclare en pleno el nombramiento de José Manuel Soria como candidato a ocupar una dirección ejecutiva en el Banco Mundial. Ya en el escrito que remitió en su día a la Mesa de la Cámara, José Luis Ayllón recordaba que los grupos habían tenido la oportunidad de interpelar a De Guindos en la comisión de Economía del pasado 13 de septiembre.

En «rebeldía»

Siendo así, el pleno extraordinario convocado para el próximo martes a las cuatro, se resolverá con una protesta tasada de la oposición. Cada grupo dispondrá de tres minutos para denunciar la incomparecencia del Gobierno ante una bancada azul que, con toda probabilidad, estará vacía.

Esta actitud del equipo de Rajoy fue censurada ayer, no sólo por el PSOE, sino también por Ciudadanos, que entiende que el Ejecutivo se ha declarado «en rebeldía». Del mismo modo, la diputada de Podemos, Irene Montero, reprochó que «el PP considere al país su cortijo privado».

De continuar la legislatura, los populares están destinados a perder una y otra votación frente a una oposición que ahora suma mayoría. Aprovechando esta circunstancia, el PSOE plantea la creación de una comisión de investigación sobre las conversaciones del titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el exjefe de la Agencia Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, para perjudicar supuestamente a los nacionalistas catalanes. A juicio del ministro es «lamentable», pero los socialistas insisten en que su resistencia podría desembocar en una «inhabilitación».