Diario Sur

El PP planteará que las campañas duren una semana si hay que repetir las elecciones

  • Los populares asumen que deberán registrar en solitario su reforma legal para evitar unos comicios en Navidad

MADRID. Cuando el pasado 18 de agosto se anunció la fecha del debate de investidura y quedó, por lo tanto, en evidencia que unas hipotéticas terceras elecciones caerían el 25 de diciembre, Mariano Rajoy aún se agarraba a la esperanza de que el PSOE revisara su rechazo rotundo a un Gobierno del PP. La decisión del presidente en funciones fue recibida con alborozo en las filas populares, desde donde Xavier García Albiol retaba a Pedro Sánchez a tener las «narices» de enviar a los españoles a votar en Navidad. Un mes después, sin embargo, el movimiento no sólo no ha servido como estrategia de presión a los socialistas, sino que ha obligado al PP a redactar una iniciativa de reforma de la ley electoral para acortar una semana la campaña y que los comicios, de tener que convocarse, se celebren el 18 de diciembre.

Fuentes del partido aseguran que la proposición de ley está ya escrita, lista para su presentación y, según el portavoz de los populares en el Congreso, busca cubrir el «vacío legal» que se genera al tener que aplicar el artículo 99.5 de la Constitución. Ese apartado recoge que «si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso». Esta circunstancia, inédita hasta ahora, podría darse por segunda vez en octubre si los partidos no desbloquean la formación del Gobierno.

En este contexto, el PP propone introducir una excepción en la ley electoral. En esa modificación se establecería que en aquellas ocasiones en las que el Rey se vea obligado a convocar elecciones ante la imposibilidad de que ningún candidato logre sacar adelante su investidura, la campaña electoral dure tan sólo una semana y no quince días como recoge el artículo 51.2 de la norma. Además, todo indica que habría que retocar el apartado 42, el que fija que los comicios tienen que «celebrarse el día quincuagésimo cuarto posterior a la convocatoria».

Con este planteamiento, los populares estiman que no será necesario acortar los tiempos que tienen las distintas opciones políticas para presentar sus candidaturas, por lo que se respetarían, insisten fuentes del partido, todas «las garantías».

En solitario

Por ahora, el PP no ha obtenido «ningún avance significativo» en sus contactos con el resto de formaciones para reformar la ley a través de una proposición conjunta. Pese a que el PSOE anunció en su día su intención de presentar una iniciativa en este mismo sentido, el portavoz parlamentario de los socialistas entiende ahora que es responsabilidad de Rajoy solucionar el entuerto. «Tiene que ser el PP el que resuelva el problema que ha causado el PP», instó ayer Antonio Hernando.

Algunos populares aseguran que Ciudadanos podría estar dispuesto a firmar una iniciativa común siempre y cuando el PSOE esté también en el acuerdo. Pero a día de hoy parece que, aun respaldando los principales partidos en el hemiciclo la reforma, el PP tendrá que dar el paso de registrar en solitario la modificación legal. «Presentaremos un texto un propio», asumió el portavoz del partido en la Cámara baja, Rafael Hernando.

Fuentes parlamentarias aclaran que, hasta el 4 de octubre, los populares tienen tiempo para sumar complicidades antes de que se agoten los plazos y tengan que presentar su propuesta. Aún cabría la posibilidad de tramitarla en las dos últimas semanas de octubre, con 48 horas incluso para la exposición de enmiendas. De ser así, no sería necesario recurrir a la iniciativa registrada el pasado día 5 por UPN y que recoge, según los principales partidos, deficiencias técnicas que obligarían a rehacerla casi por completo.