Diario Sur

Podemos culpa ahora a Ciudadanos de que no haya entendimiento a tres

  • Echenique aduce que el único que impone vetos es Rivera y pide a Sánchez que cierre ya su cita con Iglesias para hablar de un Gobierno alternativo

Si hay que ir a elecciones, Podemos no se quiere arriesgar a perder esta vez la batalla del relato ni a aparecer ante los votantes de izquierda como el que, con sus líneas rojas, ha impedido un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy. El temor al desgaste, en un momento en que el aura de los nuevos partidos ha perdido su brillo, llega a tal punto que su secretario de Organización, Pablo Echenique, afirmó ayer que es Albert Rivera quien, fundamentalmente, hace imposible una solución creativa a tres bandas como la que reclama un día sí y otro también Pedro Sánchez.

«Nuestras diferencias son evidentes -llegó a decir en una rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación del partido- pero la única vez en la historia de nuestro país que ha habido un veto ha sido el de Ciudadanos». A pesar de que Pablo Iglesias convocó una consulta interna la legislatura pasada para votar 'no' a la investidura del secretario general del PSOE y justificó su posición en el pacto que éste había sellado con Rivera, Echenique argumentó que lo que ocurrió fue que se les expulsó de la mesa de negociación. «Se nos dijo -relató- que no podíamos formar parte de ese Gobierno».

El número tres de Podemos aseguró además que si no se ha producido aún un encuentro entre Iglesias y Sánchez para empezar a analizar las posibilidades de un entendimiento es sólo porque el líder de los socialistas no se ha molestado en llamarles, pese a sus insistentes apelaciones públicas; las últimas, este mismo fin de semana en sendos mítines en el País Vasco y Galicia. «Estamos esperando todavía. Nos parece realmente sorprendente», se lamentó. Echenique ni siquiera planteó en esta ocasión el escenario de un pacto que incluya a los independentistas. Sabe que no ha lugar porque ni Sánchez lo aceptaría ni los líderes territoriales de su partido se lo permitirían. A la hora de repartir culpas de un fracaso en eventuales negociaciones, además, le es innecesario. Es cierto que Ciudanos no querría ni oír hablar de que Podemos esté en el Ejecutivo y alguno de sus dirigentes han llegado a afirmar abiertamente que impedirlo es para ellos un objetivo en sí mismo.

La propia dirección del PSOE admite que seguramente su único modo de evitar las terceras elecciones es un Ejecutivo en solitario, es decir, no con Podemos, sobre un puñado de medidas concretas aceptadas por todas las fuerzas de la oposición que desean frenar al PP y por Ciudadanos. Pero no se llaman a engaños. Entienden que hay una posibilidad entre cien de lograrlo.

Ruido

Con la campaña de las vascas y las gallegas en marcha, por otro lado, los socialistas no parecen querer agitar el patio, aunque fuentes del partido admiten que llegó a cerrarse una entrevista entre Sánchez e Iglesias que después se anuló para evitar su utilización por parte del líder de Podemos.

Los críticos del partido ya han demostrado que están dispuestos a hacer todo el ruido que haga falta, independientemente de que eso pueda interferir en el esfuerzo del PSE y el PSdG para frenar un Ejecutivo de Sánchez. Lo dejó claro la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, la semana pasada al recordar que, a su juicio, con 85 diputados no se puede gobernar y lo avisaron, fuera de las cámaras, algunos de sus partidarios al advertir de su intención de exigir responsabilidades al secretario general si los resultados electorales son tan malos como auguran las encuestas.

Sánchez no está dispuesto a arredrarse, pero sabe que tras los comicios del domingo tendrá que emplearse a fondo hacia dentro y hacia fuera del PSOE. Si le cabía alguna duda, el secretario de Organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo, insistió: «habrá que ver si es posible hacer una lectura no local de los resultados que permita introducir en el debate dónde vamos y qué medidas debemos adoptar para mejorar y para que el PSOE sea un partido de gobierno y referente en todo el país».