Diario Sur

Hallan cuatro cuerpos descuartizados en una vivienda de Guadalajara

  • Dos de las víctimas son niños y no se descarta que el crimen se deba a un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas

Toledo. Los 3.700 habitantes de la localidad de Pioz (Guadalajara), a 60 kilómetros de Madrid, vieron alterado el tranquilo final del verano que estaban pasando en el pueblo con el hallazgo de cuatro cadáveres descuartizados ayer en una vivienda de la urbanización 'La Arboleda'. Fueron los propios vecinos del chalet, situado en la calle Los Sauces, quienes avisaron a la Guardia Civil por un fuerte olor que se podía apreciar a distancia.

Cuando los agentes accedieron al interior de la casa se encontraron con una escena dantesca: los cadáveres descuartizados de cuatro personas, una pareja de adultos de unos 40 años y dos niños, uno de cuatro años y otro de tan sólo uno. Los cuerpos de las cuatro víctimas, pertenecientes a la misma familia, estaban en el interior de varias bolsas de basura.

Según el alcalde de Pioz, Ricardo García, la familia, de origen sudamericano, residía desde mediados del mes de julio en el pueblo, donde había alquilado una vivienda unifamiliar y se habían empadronado. «Estamos conmocionados por lo que ha ocurrido porque éste es un pueblo tranquilo y nunca había pasado nada parecido», declaró el alcalde, que convocará un pleno extraordinario para decretar uno o varios días de luto oficial en el municipio.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido y no se descarta que el crimen esté relacionado con un ajuste de cuentas por tráfico de drogas. Y es que, según el alcalde, la proximidad de Pioz con la Comunidad de Madrid provoca que el tráfico de estupefacientes esté a la orden del día en la comarca.

Tres semanas sin verles

La Guardia Civil también trata de determinar el día en que se produjeron estos brutales asesinatos y tampoco se descarta que éstos se cometieran a finales de agosto, coincidiendo con las fiestas que los habitantes de la localidad alcarreña celebran en honor a San Donato. En este sentido, los vecinos de la familia han asegurado que no los veían desde hace más de tres semanas. Era raro verlos por la calle, pero al padre sí lo habían visto alguna vez de camino al supermercado del pueblo para realizar compras, ya que no tenía coche.

La urbanización en la que fueron hallados los cuerpos tiene vigilancia las 24 horas del día por uno de los dos accesos, pero la otra entrada carece de control. No obstante, recalcan que se trata de una zona tranquila cercana al pueblo. A última hora de la tarde, los cuerpos fueron trasladados a Guadalajara para realizarles la autopsia.