Diario Sur

Ilesos cuatro militares tras pisar su blindado una mina en Líbano

madrid. Cuatro militares del Ejército de Tierra resultaron ilesos ayer después de que el blindado Lince en el que viajaban pisara un artefacto explosivo en Líbano. Los 'cascos azules' españoles se encontraban realizando labores de observación cuando el vehículo pisó una mina que se encontraba fuera de la carretera a un kilómetro al sur de la base 'Miguel de Cervantes' en Marjayoun, donde se encuentra el grueso de los 600 efectivos desplazados al país de los cedros dentro de la misión de pacificación de la ONU.

Según informó el Ministerio de Defensa, el incidente tuvo lugar cuando los militares realizaban labores de observación en la zona de Ebel Es Saqi. Al terminar, subieron al vehículo y, cuando dieron marcha atrás para dar la vuelta, una de las ruedas traseras pisó un artefacto fuera de la carretera. Los ocupantes de un segundo vehículo organizaron un cordón inicial de seguridad tras la explosión e inmediatamente acudió al lugar una unidad de protección y apoyo desde el cuartel general del Sector Este de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para el Líbano (UNIFIL). Entre ellos figuraba un equipo de desactivación de explosivos y una célula de estabilización.

Tras establecerse el correspondiente cordón de seguridad próxima, el equipo de desactivación de explosivos limpió un pasillo de seguridad para evacuar al personal del vehículo accidentado.

Según Defensa, el incidente va a ser investigado para averiguar si se trata de un artefacto de una guerra antigua o actual, fruto de las hostilidades entre el Ejército israelí y las milicias libanesas como Hezbolá.

La misión de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas para Líbano (FINUL), en la que está encuadrada el contingente español, es impedir un recrudecimiento de las hostilidades como la que tuvo lugar en 2006. Precisamente, este otoño se cumplen diez años del despliegue español en Líbano, una de las más longevas de las Fuerzas Armadas.