Diario Sur

Un maquinista abandona el tren en Osorno y deja tirados a 109 pasajeros

Pasajeros afectados por el incidente del Alvia entre Santander y Madrid.
Pasajeros afectados por el incidente del Alvia entre Santander y Madrid. / DM
  • Renfe habilitó sobre las once y media de la noche un autobús para trasladar a los afectados a Madrid después de que el operario adujera que "había concluido su horario laboral"

Las amenazas de los trabajadores de Renfe han llegado antes de tiempo. Pocas horas antes de que el comité de empresa se reúna hoy en Madrid con la empresa para tratar la falta de maquinistas, uno de los operarios provocó anoche un incidente que afectó a 109 viajeros. Era el conductor del Alvia que une Santander con Madrid y que tenía que llegar a su destino a las 23.15 horas. Salió con quince minutos de retraso de la capital cántabra y cuando transcurrieron dos horas y cuarto de trayecto (en torno a las nueve de la noche), la máquina paró los motores justo en la estación de Osorno (Palencia).

"Nos han dicho por megafonía que el tren se detiene por problemas técnicos", escuchaban los más de setenta pasajeros que en esos momentos viajaban en el tren. A los quince minutos los usuarios volvían a recibir un mensaje por los altavoces de los vagones. "Nos han dicho que el maquinista ha decidido parar porque ha terminado su jornada laboral y no quiere arriesgarse a tener un accidente por exceso de horas". La indignación crecía dentro del tren. Los afectados no dudaron en abandonar sus asientos en busca de explicaciones. Las puertas del tren permanecieron cerradas hasta que llegó a la estación la Guardia Civil. Las hojas de reclamaciones se agotaron en un abrir y cerrar de ojos y hubo pasajeros que se quedaron sin poder expresar por escrito su enfado.

Mientras tanto, la información iba llegando a cuenta gotas. El único revisor del tren tardó más de una hora en informarles de que la compañía iba a ponerles a su disposición un servicio de autobús para trasladarles a sus destinos. Pero el tiempo pasaba y los pasajeros seguían sin noticias. "Al parecer están teniendo problemas para encontrar a estas horas un autobús que esté dispuesto a llevarnos a Madrid. No sería más fácil que trajeran un conductor de Palencia. No entiendo nada", se quejaba una pasajera. En efecto, su presagio no iba mal encaminado. Los pasajeros con destino a Palencia y Valladolid lograron subirse a un autobús sobre las once de la noche. Los de Madrid seguían esperando con el temor de no llegar a tiempo a la capital cántabra. Sobre las once y media de la noche, Renfe puso a disposición de los viajeros que quedaban en el convoy un autobús para su desplazamiento a Madrid.

La compañía ferroviaria ha pedido disculpas a los afectados y ha asegurado que se reembolsará del 100% del billete. Renfe ha abierto una investigación interna para conocer las circunstancias del incidente y este mismo miércoles declara el maquinista que abandonó el tren. La compañía quiere tener en cuenta las explicaciones de su trabajador antes de tomar alguna medida.

Amenaza de huelga

El incidente que afectó anoche a los viajeros del tren con destino a Madrid coincide con la amenaza de huelga expresada por los trabajadores de Renfe "si no llegan maquinistas". Precisamente, como adelantó ayer El Diario Montañés, el comité y la empresa se reúnen este miércoles en Madrid para tratar de encontrar soluciones a la sustitución de las bajas y al material obsoleto. El objetivo es obtener "un compromiso que ponga fin al caos provocado por la falta de personal y que solucione el problema de material obsoleto que sufrimos". La falta de maquinistas se debe a jubilaciones, bajas laborales y la nueva normativa de horarios del personal.