Diario Sur

Bárcenas llega a la Audiencia Nacional en una de sus citaciones. :: afp
Bárcenas llega a la Audiencia Nacional en una de sus citaciones. :: afp

Bárcenas hace un guiño al PP al retirar su acusación en la causa de los ordenadores

  • Alega «motivos económicos» para desistir, pero el proceso sigue adelante a la espera de que se resuelvan los recursos de las partes

En un movimiento sorpresa, cuyas consecuencias procesales están por ver, Luis Bárcenas renunció ayer a seguir con la acusación particular en la causa del borrado de los ordenadores que usó en su despacho de la sede nacional del PP. El extesorero 'multimputado', que tiene un oscuro horizonte procesal por delante -el 4 de octubre comienza el primero de sus juicios en el 'caso Gürtel', en el que se enfrenta a 42 años de cárcel y 88 millones de fianza civil- retiró la acusación que ejercía contra el PP y varios altos cargos por delitos de obstrucción a la justicia y daños informáticos.

La causa de esta decisión, que en ningún caso aboca al archivo del procedimiento, ya que hay dos acusaciones populares que sostienen las actuaciones, el colectivo Observatori Desc y un grupo liderado por Izquierda Unida y la Asociación Libre de Abogados, se debe «a la falta de recursos económicos», según aseguró Bárcenas al diario 'ABC'.

«Nadie me ha pedido que retire la demanda. Ha sido una decisión personal dado que no tengo recursos económicos. Quiero centrarme exclusivamente en el inicio del juicio del 'caso Gürtel' y el de los papeles contables (la llamada 'caja B'), que todavía sigue pendiente de fecha para su juicio», justificó.

En cualquier caso, fuentes jurídicas consultadas lo interpretaron de otra manera. Vieron un «claro guiño» del extesorero al que fue su partido durante más de 30 años, en una estrategia de defensa que podría tener continuidad en otras causas en la que está acusado si desde el PP recibe «alguna contrapartida». Una tesis que, de ser cierta, dejaría la pelota en el tejado popular.

En cualquier caso, la decisión de Bárcenas llegó en un momento capital para la causa. La titular del Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, procesó el pasado julio al partido, a su actual tesorera Carmen Navarro, el informático José Manuel Moreno y al abogado de la formación, Alberto Durán, por la eliminación de los discos duros de los dispositivos que el extesorero empleaba en la sede del partido en la calle Génova de Madrid.

«El PP no es responsable»

La juez aseguró que los discos duros se destruyeron «a conciencia» tras ser borrados más de 35 veces, una teoría opuesta a la que defiende el partido, que alega que aplicaron su protocolo de borrado seguro y que los equipos de memoria no contenían ningún dato cuando procedieron a su eliminación.

En los escritos aportados ahora al juzgado por Francisco Maroto, abogado de Bárcenas, se notificaron sendos recursos de reforma y apelación a la Fiscalía y a las defensas, contra las que formuló su «más enérgica oposición» al escrito presentado el 8 de septiembre por el PP, donde aseguró que el procedimiento está plagado de las «mentiras» del extesorero para pedir su archivo. No obstante, la última palabra la tiene la Audiencia Provincial de Madrid, que deberá decidir si cierra el caso o da vía libre para abrir juicio oral.

«Siempre he mantenido que el PP como institución no tiene ninguna responsabilidad en la destrucción de los discos duros. Sería perjudicial pensar lo contrario en estos momentos que seguimos sin Gobierno», admitió Bárcenas a 'ABC'.

El portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, mostró su «sorpresa» por el «cambio de opinión». «Me parece muy extraño, algo raro hay en ese cambio de criterio», señaló el dirigente socialista. También desde Podemos se mostró extrañeza y su diputada Irene Montero dijo no saber si detrás de la decisión de Bárcenas «hay pacto o miedo».