Diario Sur

La Fiscalía vuelve a recusar a dos jueces cercanos al PP

  • Anticorrupción pide apartar a Espejel y López en la pieza de la visita del Papa tras ser descartados para juzgar otras dos causas de 'Gürtel'

madrid. Los juicios previstos en la Audiencia Nacional por el 'caso Gürtel', repartidos en diferentes piezas, siguen persiguiendo a los magistrados Concepción Espejel y Enrique López, señalados por su cercanía al PP y recusados para juzgar dos procedimientos vinculados a la trama corrupta: la primera época de la red dirigida por Francisco Correa en Madrid (1999-2005) y los llamados 'papeles de Bárcenas', la supuesta 'caja B' del PP.

Miembros de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, el tribunal encargado por turno de reparto de determinar la ilicitud o no de los hechos investigados en todas las causas de 'Gürtel', Espejel y López podrían ser apartados también para juzgar la pieza de la organización de la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006.

La petición ha partido de la Fiscalía Anticorrupción y de las acusaciones formadas por la Abogacía de la Generalitat Valenciana y el Partido Socialista del País Valenciano (PSPV). El acusador público presentó ayer un incidente de recusación contra estos dos magistrado al entender que sus relaciones con el PP pueden influir en su enjuiciamiento del caso. Un argumento ya utilizado para que el pleno de la Sala de lo Penal les separara de los otros dos procesos judiciales.

Las tres acusaciones reclaman el nombramiento de nuevos jueces que por reparto correspondan para el enjuiciamiento de esta causa, tal y como ocurrió con la pieza de la primera época de 'Gürtel', cuya vista oral comenzará en octubre, y con la relativa a la 'caja B' del PP que controlaba Luis Bárcenas, para la que aún no hay fijada fecha de juicio.

Una vez activado el mecanismo de la recusación, ahora la Audiencia Nacional deberá de nombrar a un juez ponente del incidente, dar audiencia a los afectados, Espejel y López, y elevar sus conclusiones al pleno para su votación. Este organismo está formado por los 18 magistrados de la Sala de lo Penal.

En el primer incidente de recusación, 14 magistrados votaron a favor de apartar a López y 10 de Espejel. Consideraron que su «afinidad ideológica» con el PP comprometía su independencia. A éstos les sustituyeron otros dos compañeros en la sección segunda: Ángel Hurtado (nuevo presidente y ponente del tribunal) y José Ricardo de Prada.

A la hora de recusar a un togado la jurisprudencia es clara: el juez no solo debe ser ajeno a los intereses de las partes en litigio, sino también parecerlo. Y las razones son tener interés personal en el asunto y amistad íntima o enemistad manifiesta con alguna de las partes.

En la pieza de la visita del Papa están imputadas 24 personas, entre ellos el expresidente de las Cortes valencianas Juan Cotino, por la comisión de al menos ocho delitos en la contratación de las pantallas y megafonía, que supuso un desembolso público de 7,5 millones de euros, muy superior al servicio prestado.