Diario Sur

«Con 85 diputados no se puede presentar nadie a una investidura»

  • Los socialistas andaluces insisten en que no es posible formar gobierno y temen que Sánchez esté buscando ir a unas terceras elecciones

El PSOE andaluz insiste en que la alternativa de Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia «no es posible» ya no solo porque no le salgan las cuentas por el veto entre Ciudadanos y Podemos. «Con 85 diputados no se puede presentar nadie a una investidura». La frase es de Mario Jiménez, portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, quien, como el lunes hizo Juan Cornejo, volvió a reclamar a Mariano Rajoy que dé un paso atrás y renuncie a su candidatura para facilitar el diálogo.

El PSOE andaluz no quiere plantearse siquiera la remota posibilidad de que Ciudadanos y Podemos dejaran gobernar en solitario a Pedro Sánchez. Con 85 diputados tampoco se puede gobernar, admiten en el entorno de Susana Díaz, recordando que la mayoría absoluta está en 176 y lo que costaría aprobar cualquier iniciativa. El desgaste sería mayúsculo.

«El PSOE debe estar en la oposición; las cuentas para gobernar no salen; y lo demás es engañar», dijo Francisco Sánchez, secretario general del PSOE de Jaén y uno de los más fieles de Susana Díaz.

En privado, cada vez son más los socialistas andaluces que se atreven a admitir la confusión ante la estrategia del secretario general. Confiesan que no saben a dónde quiere ir y temen que busque unas terceras elecciones por los mismos motivos que Rajoy, para salvar su liderazgo en el partido.

En público se agarran a las declaraciones del secretario general de este lunes pasado, cuando después de la ejecutiva federal dijo que no se postulaba como candidato, confiando en que no se lance al vacío de nuevo como en marzo pasado. Mientras tanto Susana Díaz sigue callada. Hoy se espera que pueda romper su silencio antes de la sesión de control de la oposición en el Parlamento.