Van Gaal, durante una rueda de prensa.
Van Gaal, durante una rueda de prensa. / Damien Meyer (AFP)

FÚTBOL | MUNDIAL

Van Gaal: «Jugamos contra Argentina, no frente a Messi»

  • Al técnico 'Oranje' le inquietan más los problemas estomacales de Van Persie que la 'Pulga'

Van Gaal vive sus últimos días como seleccionador 'Oranje', ya que en breve le espera nada menos que el Manchester United en su retorno a la actividad en los clubes. Vive con gran intensidad el Mundial, y más tras alcanzar una semifinal en la que le espera la albiceleste y vaticina "muy igualada, al 50%".

Se le preguntó mucho por Messi en la víspera y trató de ser pragmático: "Jugamos contra Argentina, no contra Messi. Tenemos un plan para vencer a una selección, no a un jugador en concreto. Messi fue declarado en algunos años el mejor del mundo pero siempre la ha costado marcar diferencias en su selección".

A Van Gaal parece inquietarle más el estado de salud de Van Persie, que se entrenó este martes al margen del grupo por un virus estomacal que le convierte en duda. "Esperamos poder contar con Robin pero no lo puedo garantizar. Depende de cómo evolucione en las próximas horas". Sería una "baja muy importante porque es el capitán y goleador". Su sustituto natural sería Huntelaar, aunque en este Mundial ha dado muchos minutos a Jeremain Lens, delantero del Dinamo de Kiev.

Discutido por su personalidad y por su actitud, Van Gaal se ha atrevido a poner en solfa la filosofía de la tradicional escuela holandesa, el fútbol total que tradicionalmente ha predicado este país. Pero el laureado exentrenador del Ajax, Barcelona o Bayern de Múnich mira ahora más el marcador que los movimientos en el césped y se atreve a imponer cinco defensas en Holanda. También osa, con excelente resultado, cambiar por completo el sistema en un tiempo muerto para la hidratación y sustituir al portero antes de los penaltis contra Costa Rica.

Tiene a tiro un éxito con el que nadie contaba a priori y pocos ahora. Holanda es la menos favorita de las semifinalistas, pero suspira por el éxito que se le negó en Alemania'74, Argentina'78 y hace cuatro años en Sudáfrica. Con la puerta de salida abierta y la libreta en la mano, Van Gaal tiene ante sí la posibilidad de un triunfo sin parangón en su carrera.

Sabe lo que es ganar ligas y títulos continentales, pero fracasó en su intento de conducir a Holanda al Mundial de 2002 y aceptó, gustoso, la oportunidad de redimirse, de regresar a la selección en 2012. Se le criticó sobremanera que anunciase que no iba a contar con jugadores que albergasen dudas sobre su futuro, pero él fue el primero en negociar con el Manchester United. Su imagen y personalidad ocultan muchas veces su capacidad como entrenador.