Seat Ibiza TGI, un híbrido de gas eficiente y económico

El nuevo Ibiza que funciona a gas natural y gasolina es muy similar al mismo modelo TSI, un líder del mercado. :: seat
/
El nuevo Ibiza que funciona a gas natural y gasolina es muy similar al mismo modelo TSI, un líder del mercado. :: seat

La quinta generación funciona con gasolina y gas natural, con costos restringidos para más de mil kilómetros

GABRIEL GARCÍA MÁLAGA.

Desde la factoría española de Martorell y en combinación con Gas Natural Fenosa, Seat acaba de reforzar su apuesta por la tecnología híbrida con el lanzamiento del nuevo Ibiza TGI, que se alimenta de gas natural comprimido y gasolina, y cuyos costos de utilización y mantenimiento lo sitúan a unos niveles muy bajos, calculándose en unos 3,22 euros para hacer 100 Km.

Dotado de la etiqueta ECO de la DGT, este modelo se ve beneficiado con descuentos en zonas de aparcamiento reguladas, acceso a zonas restringidas por contaminación, bonificación en peajes y otras. Un vale por valor de 200 euros es entregado al adquirir el vehículo para su uso al llenar el depósito de gas.

El Ibiza es el primer modelo del Grupo VW en estrenar la plataforma modular MQB A0, que permite diversas configuraciones y variaciones en la distancia entre ejes. Más de 4.000 puntos de soldadura y la utilización de aceros de alta resistencia garantizan una carrocería ligera con alta rigidez. En cuanto a seguridad, el nuevo Ibiza ha conseguido la máxima puntuación NCAP, cinco estrellas.

La instalación del circuito del gas comprimido es totalmente segura, lo que se deduce de las numerosas pruebas de simulación de accidentes realizadas. El GNC está almacenado a alta presión, unos 200 bares, y tanto el depósito como los conductos están construidos para soportarla. Dispone de válvulas de seguridad que se abren en situación de excesivo calor y permiten la salida de gas a la atmósfera, donde se disipa al ser más ligero que el aire. Además, el GNC lleva aditivos olfativos, y los depósitos y conductos son resistentes a la corrosión, golpes, arañazos, etc.

Disponible con carrocería de cinco puertas, la habitabilidad es muy elevada, con gran espacio. Se ofrece en los acabados habituales, incluido el deportivo FR, y el maletero tiene una capacidad de 262 litros, la garantía es de cinco años, y hay otras ofertas para un lanzamiento a partir de 17.400 euros.

En tecnología de ayudas a la conducción, el Ibiza TGI está a la altura de los modelos de su segmento, con aportaciones como el asistente de frenada en ciudad, limitador de velocidad, asistente de arranque en pendiente, sistema de control de presión de neumáticos, luz diurna, luces automáticas, radares de proximidad y detección, sensores de parking, etc. En cuanto a conectividad, los sistemas vinculados a Android Auto, Apple Carplay Mirror Link están disponibles.

Propulsor

El propulsor híbrido cuenta con un motor de gasolina y el de gas natural comprimido, aunque primariamente el coche funciona a gas, y cuando el depósito de gas se queda vacío, automáticamente, y sin que el conductor lo perciba, entra en funcionamiento el depósito de 40 litros que suministra la gasolina, aunque en el cuadro de instrumentos hay indicadores sobre niveles de ambos depósitos. El del gas, que va situado bajo el asiento trasero, tiene una capacidad de 13 kilos. Con la utilización de ambos combustibles, la autonomía llega casi a los 1.200 kilómetros.

El propulsor de gasolina es un tricilíndrico de gran eficacia y rendimiento, que otorga una potencia de 90 caballos, con un par motor de 160 Nm. Capaz de una velocidad punta de 180, la marca anuncia un consumo medio de 5,1 litros. En modo gas natural, el consumo se anuncia en 3,3 Kg y solo 88 gramos de emisión. La caja de cambios es manual de cinco relaciones. La boca de llenado del gas en las llamadas 'gasineras' está junto a la de llenado de gasolina, y lleva varios sensores de temperatura, presión del gas, regulador y distribución del gas y otros. El turbo es más ligero y facilita la respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos