BMW equipará el control de tracción del i3s en los futuros modelos

BMW equipará el control de tracción del i3s en los futuros modelos

El innovador sistema, adaptado a las exigencias de la movilidad eléctrica, optimiza la motricidad y la estabilidad

El BMW i3, el modelo eléctrico de la marca germana, equipa un innovador control de tracción adaptado específicamente a la entrega de potencia instantánea del sistema BMW eDrive. Un dispositivo, más eficaz que el utilizado hasta ahora en los motores de combustión cuando las condiciones de la carretera dificultan el arranque, y que se incorporará a los futuros modelos de BMW y Mini con propulsión trasera, tracción delantera y a las cuatro ruedas.

Con el lanzamiento del eléctrico i3s, los ingenieros de BMW desarrollaron un nuevo sistema adaptado a las exigencias de la entrega inmediata de potencia. Hay que tener en cuenta que este modelo desarrolla un elevado par y la respuesta es instantánea al acelerador, por tanto los motores eléctricos exigen mucho más a los sistemas de estabilidad que los motores convencionales.

El mecanismo proporciona una respuesta 50 veces más rápida gracias a que, a diferencia de los sistemas de tracción convencionales, el proceso de control se calcula ahora directamente en el sistema de propulsión en lugar de hacerse en una unidad remota, que requiere un largo recorrido de las señales.

De esta forma, ofrece una mayor seguridad y una entrega de potencia más uniforme en condiciones meteorológicas adversas o cuando las condiciones de adherencia de la carretera son peores, lo que supone una mejora en la tracción y la estabilidad. Este control de tracción permite además la recuperación de energía al frenar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos