Nuevo motor diésel biturbo para el Opel Insignia

Nuevo motor diésel biturbo para el Opel Insignia

Disponible para todas las versiones, es el primer propulsor de la marca que cumple la última normativa antipolución

Opel dará a conocer en el Salón de Fráncfort un nuevo motor diésel, disponible para toda la gama Insignia. Un propulsor dos litros de cuatro cilindros, biturbo, que desarrolla 210 CV y un elevado par. Una mecánica que ya cumple la normativa de emisiones Euro 6.2, más estricta, que será de obligado cumplimiento para todas las nuevas matriculaciones a partir de otoño del año que viene.

Antes de final de año, el nuevo motor equipará a las tres versiones de la segunda generación del Insignia: Grand Sport, Sports Tourer y Country Tourer. El Country Tourer va dirigido a todos los usuarios que optan por un familiar elegante pero práctico con apariencia de todoterreno; esta versión también hará su estreno en el Salón de Fráncfort.

El nuevo motor diésel es un dos litros, cuatro cilindros, con doble turbo y desarrolla una potencia de 210 caballos.
El nuevo motor diésel es un dos litros, cuatro cilindros, con doble turbo y desarrolla una potencia de 210 caballos.

Además de los 210 caballos, la nueva mecánica rinde un elevado par de 480 Nm y gracias al turbo secuencial de dos etapas se alcanza a partir de solo 1.500 revoluciones. Un dispositivo que aumenta el par a bajas revoluciones y mejora la potencia a alto régimen para, en conjunto, lograr la máxima eficiencia en el consumo con el mejor rendimiento.

Aparte de una mayor eficiencia y mayor entrega de potencia y par, el refinamiento y la atenuación de ruido fueron prioridades en el diseño del nuevo motor. Los ingenieros de Opel montaron un cigüeñal de hierro fundido, ejes de equilibrio, un volante motor más rígido y un cárter de aceite de dos piezas, con el fin de reducir al mínimo las vibraciones y la acústica típicas de los diésel.

Al igual que el actual motor de dos litros de 170 caballos con un solo turbo, el nuevo propulsor diésel también cuenta con todos los sistemas que reducen los óxidos y partículas más perjudiciales para el medioambiente, como el catalizador con reducción selectiva, la inyección de AdBlue, que elimina el óxido de nitrógeno de los gases de escape del motor, y el filtro de partículas, necesario para reducir las partículas de hollín de forma fiable y regenerarse incluso a bajas temperaturas de escape al circular despacio.

En cuanto a consumos, el Insignia Grand Sport gasta según el ciclo europeo NEDC una media combinada 6,9 l/100 km que corresponde a unas emisiones de CO2 de 183 gramos por kilómetro. Opel también ofrece los valores bajo la nueva normativa WLTP, que son obligatorios a partir de este otoño. En este caso, el consumo de la misma versión arroja un rango entre 6,2 y 12,2 litros, y una cifra media de 7,5-8,0 litros, con unas emisiones de 196-209 g/km de CO2. Estos valores son mucho más realistas que las cifras NEDC.

Para el nuevo motor se asocia el nuevo cambio automático de ocho velocidades y la tracción integral con reparto vectorial del par. Además de la entrega de potencia, la capacidad de respuesta y el refinamiento del nuevo motor mejoran en comparación con la unidad de 2.0 litros de 170 CV. El nuevo Insignia BiTurbo acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 233 km/h.

Fotos

Vídeos