¿Es legal en España llevar una cámara en el coche (Dashcam)?

'Dashcams' situadas en el interior de un coche./SUR
'Dashcams' situadas en el interior de un coche. / SUR

Los dispositivos se han hecho populares en Rusia y están proliferando en nuestro país desde hace algún tiempo

Jon Sedano
JON SEDANOMálaga

Las 'dashcams', cámaras situadas en el salpicadero, llevan un tiempo siendo populares en nuestro país. El reducido precio que tienen ahora (se pueden encontrar desde 15 euros) y la posibilidad de grabar cualquier infracción o accidente son una seguridad para muchos conductores. Pero, ¿es legal su uso en España?

En países como Rusia se han convertido en una obligación ante la ola de corrupción que existe. Gracias a este dispositivo, que suele ir situado junto al espejo retrovisor o en el propio salpicadero, los usuarios pueden grabar todo lo que ocurre frente a ellos y ante cualquier incidencia, demostrar lo sucedido con imágenes. Pero en nuestro país hay que tener en cuenta dos puntos: la normativa de la DGT y la Ley de Protección de Datos (LOPD).

Según la primera, no hay problema en llevar una cámara en nuestro coche siempre y cuando no dificulte la visión y no se maneje mientras se está conduciendo. Es decir, como si de un GPS se tratara, si la cámara no molesta para conducir y tampoco requiere nuestra atención, se puede instalar.

Ahora bien, el otro punto, el que hace alusión a la LOPD, deshabilita prácticamente su función principal. Al igual que ocurre con un usuario que va con un móvil por la calle y graba lo que sucede, su contenido es de uso privado y no puede compartirse en la red ya que estaría atentando contra la privacidad de las personas que salen en él. Por esta razón se pixelan caras y matrículas en los vídeos. El problema surge además porque al grabar de forma continuada sin necesidad de que el usuario intervenga, su uso puede pasar la delgada línea de la grabación doméstica y entrar en la videovigilancia, como dice el BOE.

Quedaría por tanto a determinación del juez decidir si acepta o no el material y si se considera vigilancia, que solo concierne a las Fuerzas de la Ley, o si por el contrario puede ser utilizado como grabación doméstica que aporta prueba de los hechos. En el caso del primero, la normativa podría incluso volverse en contra del usuario por hacer uso de un sistema de videovigilancia sin tener los permisos para ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos