Elegante y atlético bajo el concepto Monza

El Insignia Grand Sport ofrece un diseño de coupé de notables dimensiones, muy elegante, estilizado y deportivo. :: opel
El Insignia Grand Sport ofrece un diseño de coupé de notables dimensiones, muy elegante, estilizado y deportivo. :: opel

Por primera vez en Opel está disponible en el Insignia la tracción integral inteligente con reparto vectorial del par

GABRIEL GARCÍA MÁLAGA.

La primera generación del exitoso Insignia apareció en 2008, y un año después era nominado 'Coche del año en Europa'. Con estas premisas y el aval de más de 900.000 unidades vendidas, Opel acaba de lanzar el Insignia Grand Sport, con carrocería de cinco puertas, y el Sports Tourer de diseño familar, ambos ya disponibles en la red de concesionarios.

Concebido como una alternativa inteligente a los modelos medios de marcas 'premium', su diseño deportivo, atlético y emocional responde a los conceptos inspirados en la idea Opel Monza de 2013. La berlina Grand Sport mide 4.897 mm de largo por 2.093 de ancho y 1.455 de alto, medidas que en el diseño familiar son 4.986 por 2.093 de ancho, también con espejos desplegados, y 1.500 de alto. La capacidad del maletero va de los 490 a los 1.450 litros, y en el Tourer de 560 a 1.655 litros, que superan en más de 130 a la edición anterior. El peso total se ha reducido entre los 175 y los 200 kilos.

En su visión externa se aprecia la elegancia deportiva de un coupé grande al que su nueva arquitectura ha hecho realmente más espacioso. La parrilla delantera es prominente y destacan los finos faros, y la línea curvada del techo define la silueta de un coupé de cuatro puertas, rasgos deportivos del concepto Monza, que aún se hacen más visibles en el Sports Tourer, un diseño ágil que mejora con la mayor distancia entre ejes y la reducción del voladizo delantero y el incremento de vías.

En el interior destaca la percepción de calidad ambiental y la integración del conductor en el habitáculo global, sentado más bajo y con un carácter más deportivo en el concepto general. La pantalla HUD realza el carácter digital de la instrumentación, y la pantalla táctil sin marco controla todo el sistema Intellilink con alta tecnología y refleja la situación de otros controles para simplificar la interfaz. La consola central ha sido diseñada en tres zonas de controles de arriba abajo, multimedia, climatización y asistencia, para facilitar el manejo.

En el Sports Tourer hay además otros detalles como la apertura del maletero con un gesto simple, o la modificación del tapón del combustible para hacerlo más fácil.

Pero el nuevo Insignia es también todo un compendio de tecnología. El sistema adaptativo de iluminación matricial Intellilux Led, con 32 segmentos led en la función de luces largas, el capó activo para mejorar la protección de los peatones, el conocido sistema de chasis adaptativo FlexRide que se ha mejorado, la pantalla de proyección Head Up Display que muestra la velocidad que se lleva o a la que se ha ajustado el limitador y que también reproduce las señales de tráfico, el control adaptativo de crucero, la cámara de visión de 360 grados con vista de pájaro, la frenada automática de emergencia, asistente de mantenimiento de carril con corrección automática de la dirección, la alerta de tráfico transversal por ambos lados, el asistente personal de conectividad y el Servicio Opel On Star con funciones ampliadas, parabrisas calefactado, asientos ergonómicos 'premium' con ajuste eléctrico, sistemas multimedia compatibles con Android y Apple Car y varias más están disponibles.

Propulsores

Todos los motores disponibles en la gama Insignia están bajo normativa actual E6 de emisiones. El acceso a la gama en gasolina es el nuevo 1.5 litros turbo, muy eficiente, con dos niveles de potencia: 140 y 165 caballos, tiene un consumo medio de 5,7 litros y las emisiones de 130 gramos. En el Sports Tourer es de 6 litros con 132 a 140 gramos de CO2.

El más potente es un 2.0 litros turbo capaz de entregar una potencia de 260 caballos con un par motor de 400 Nm. Los consumos medios anunciados son de 8,4 y 8,7 litros respectivamente según la carrocería, y 197 o 199 gramos de emisiones. Este propulsor viene asociado a una caja de cambios automática de ocho velocidades que es nueva y muy suave en el cambio. También monta el sistema de tracción integral con reparto vectorial del par motor, con dos embragues multidisco que sustituyen al habitual diferencial del eje trasero y pueden acelerar las ruedas por separado.

Alimentados por diésel hay un motor de 1.6 litros que ofrece una potencia de 110 caballos. Los consumos medios anunciados oscilan entre 4 y 4,3 litros y las emisiones entre 105 y 114 gramos. Este propulsor del Grand Sport lleva asociada una caja manual de seis relaciones. También estará disponible para ambas versiones del Insignia un 2.0 que ofrece hasta 170 caballos de potencia. El consumo medio anunciado es de 5,2 litros, con 139 gramos de emisiones. Próximamente la versión familiar Sports Tourer contará con otras motorizaciones diésel en su gama.

Fotos

Vídeos