Un SUV atlético y aventurero

El Grandland X es un SUV con ciertas tendencias familiares y detalles de calidad 'premium'. :: opel

Ya está disponible el tercer miembro de la gama X, que activará la presencia de la marca en el segmento C

GABRIEL GARCÍA MÁLAGA.

La importante factoría de Figueruelas en Zaragoza, que trabaja a tres turnos de producción, es donde se fabrican el compacto SUV del segmento B, el Crossland X, y también el llamativo Mokka X. Ahora, para completar la gama X, ha sido presentado el nuevo Grandland, un SUV del segmento C, algo más grande que los anteriormente citados, y que llega para cerrar, al menos por ahora, esta gama.

Aprovechando la sinergia derivada del Grupo PSA, este nuevo modelo utiliza ya la plataforma EMP2 del Peugeot 3008, modelo con el que comparte muchas similitudes. Además, en la planta zaragozana ya hay trabajando personal procedente del citado Grupo PSA, y distintos elementos llegan desde Sochaux.

El Grandland, que fue presentado al público en septiembre en el Salón de Frankfurt, mide 4,47 metros de largo, con 1,84 de ancho y 1,63 de alto, y una distancia entre ejes de 2,67, un compendio que, con unos voladizos muy cortos, ofrece un gran espacio interior para los cinco ocupantes, y notable comodidad. Su peso está en los 1.350 kilos y su estilo es bastante ágil y dinámico.

Detalle importante para un coche de cinco plazas pensado para viajar es la capacidad del maletero, que nace en los 514 litros y puede llegar a los 1.652 abatiendo los asientos. Las llantas pueden ser de 17 a 19 pulgadas, y opcionalmente el color del techo combinable con la carrocería o solar panorámico. La posición de conducción es elevada y la visibilidad muy amplia.

El control de crucero adaptativo, detección de peatones y frenado automático de emergencia, asistente de aparcamiento, cámara de visión de 360º, los asientos ergonómicos certificados por AGR, portón trasero de apertura con el pie y el asistente personal Opel OnStar, con nuevas posibilidades, carga inalámbrica para los smartphones, faros delanteros adaptativos AFL, luz de curva, etc., están disponibles.

Motorizaciones

No está prevista la tracción integral, variante que sí está ofrecida en el Mokka X, pero la parte inferior de la carrocería sí está protegida.

Ahora, en el lanzamiento, llegará con dos propulsores solamente, aunque el próximo año dicha oferta aumentará. En gasolina hay un 1.2 litros turboalimentado, que ofrece una potencia de 130 caballos, y al que se asocia un cambio manual. Este modelo marca el precio de acceso al Grandland que se anuncia en 25.100 euros.

En diésel hay un propulsor de 1.6 litros que ofrece una potencia de 120 caballos, y al que puede asociarse una caja de cambios manual o automática. Según sea la caja, se anuncia un consumo entre 4 y 4,5 litros y las emisiones oscilan entre 104 y 118 gramos de CO2. Ambos son motores eficientes, y se espera que en un futuro próximo se potencie la gama con motores de PSA.

Aunque no hay tracción 4x4, sí se ofrece al comprador la posibilidad de disponer de un control de agarre especial llamado Grip Control, que se combina con los neumáticos M&S. Esta opción permite al conductor elegir entre cinco modos distintos de conducción de acuerdo a las superficies sobre las que circula, garantizando la tracción ya sea sobre nieve, barro, arena, asfalto mojado, etc.

El sistema adapta la distribución del par motor a las ruedas delanteras, permitiendo el patinamiento controlado si fuera preciso, y la transmisión automática ajusta el cambio y la respuesta del acelerador.

Fotos

Vídeos