Warhol sigue vivo en la Milla de Oro

Con motivo del 30 aniversario del fallecimiento del artista, la galería Art Wanson, en el hotel Marbella Club, homenajea al icono del Pop Art a través de una exposición con sus obras más míticas.

La famosa serigrafía de Marilyn para la galería de Leo Castelli está presente en la muestra.
La famosa serigrafía de Marilyn para la galería de Leo Castelli está presente en la muestra. / Jorge Rey
HUGO SIMÓN

Andy Warhol falleció en Nueva York en 1987. Pero sigue vivo en la Milla de Oro de Marbella. Al menos, su esencia –a través de sus obras– durante la presente temporada estival. Con motivo del 30 aniversario de su muerte, la galería Art Wanson, ubicada en el hotel Marbella Club, ha querido rendir homenaje al artista con una exposición que recoge algunas de sus creaciones más míticas. La muestra, compuesta por más de una treintena de serigrafías realizadas entre los años 60 y 80 por el impulsor del Pop Art, incluye las emblemáticas suites de la actriz Marilyn Monroe y de ‘Flowers’, así como sus célebres ‘Cows’. No faltan tampoco la icónica lata de sopa Campbell’s, la factura de la licorería Regency Wine & Liquor de Nueva York, una de sus ‘Ladies and Gentlemen’, su cerdo con flores o el retrato de Isabelle Adjani, la que probablemente fue su última obra. Todo un repaso en imágenes a la singular y exitosa trayectoria del artista de Pittsburgh.

«Hemos querido rendir tributo a Andy Warhol al conmemorarse los 30 años de su fallecimiento para recordar la figura de este genio y ofrecer la oportunidad de contemplar algunas de sus obras más representativas», explica Mercedes Duerinckx, directora de la galería. También de adquirirlas. El valor global de la colección que se exhibe en el espacio museístico supera los 330.000 euros y los precios de venta al público de las creaciones van desde los 2.500 a los 22.500 euros. Muchas de ellas ya están reservadas. «No son unos precios elevados para unas serigrafías difíciles de adquirir por su extrema rareza», comenta Duerinckx, que destaca que la opción de hacerse con una obra de Warhol en pintura supera los 3 millones de euros. «Si algún coleccionista tiene interés también ofrecemos esa posibilidad», asegura.

En la exposición se puede contemplar la suite dedicada por Warhol a la actriz Marilyn Monroe o una de las célebres latas de sopa Campbell’s .

Para la exposición han dispuesto un espacio museístico compuesto de dos salas junto a la galería, en el patio del Marbella Club, donde se exhibe, entre otras creaciones, la serie sobre Marilyn. Warhol utilizó una imagen promocional de la actriz para la película ‘Niágara’ y tras la trágica muerte de ‘la novia de América’ la inmortalizó, con continuas repeticiones de su rostro en las que juega con los colores, hasta crear un icono de otro icono. También se expone la suite ‘Flowers’, creada a partir de una imagen de la fotógrafa Patricia Caulfield de la flor de hibiscus, procedente de Isla Mauricio. Warhol realizó diez variaciones con los pétalos en colores vibrantes. Además se exhibe el póster gigante del frasco de Chanel nº 5 o una de sus célebres ‘Ladies and Gentlemen’, retratos que realizó a travestis latinas a las que el artista pagaba 50 dólares por sesión para que posaran ante su máquina fotográfica Polaroid. El estadounidense, considerado como el principal retratista de la segunda mitad del siglo XX, convirtió en categoría de ‘superstar’ a 14 de esas chicas. La obra expuesta en Art Wanson Gallery, una serigrafía de 1975, es la más cara de la muestra, con un precio de venta de 22.500 euros.

El valor de la colección supera los 330.000 euros, pero se pueden adquirir obras por 2.500

«Nuestro objetivo siempre es confeccionar proyectos museísticos que aporten un plus de lujo al Marbella Club, especialmente en temporada estival, pero es que, en este caso, además de la expectación que genera siempre la figura de Andy Warhol, se trata de un artista que de alguna manera está vinculado también al hotel», apunta Duerinckx. La galerista recuerda que el creador estadounidense realizó con la misma técnica utilizada en la suite de Marilyn Monroe una serie de retratos a otras estrellas de Hollywood como Grace Kelly o Liza Minelli, que se alojaron y disfrutaron de las míticas fiestas celebradas en el Marbella Club. Y, para cerrar el círculo, este mismo verano el hotel ha contado de nuevo con la presencia de la actriz y modelo de la década de los 70 Marisa Berenson, amiga de Warhol y a la que el artista le hizo las fotografías del primero de sus dos enlaces matrimoniales.

El póster gigante de Chanel nº 5 no falta en la muestra.

En el espacio propio de la galería se encuentran cuatro de las famosas ‘cows’, editadas en los años 60 y 70, una serie en la que el artista del estado de Pensilvania usó la imagen de una vaca de Jersey tomada de una revista para producir una colección de serigrafías con este animal en, una vez más, variados y llamativos colores. También la famosa serigrafía de Marilyn Monroe reeditada para la exposición retrospectiva de la galería de Leo Castelli, el galerista que más contribuyó al éxito del Pop Art y del propio Warhol, y el cartel realizado por éste para publicitar un scanner en el que muestra un cerdo pintado con flores en colores brillantes. Junto a todo ello, tres joyas: el retrato de Isabel Adjani para la portada de la revista Madame Figaro de 1986 –considerada como la última obra del artista–, una de las célebres latas de sopa Campbell’s –en este caso, en forma de invitación para la exposición de Ferus Gallery– y el ampliado recibo de compra de la licorería Regency Wine & Liquor de Nueva York, donde Warhol compró dos botellas de Blair House Scotch y una de vodka y que convirtió en un objeto artístico en un evento organizado para recaudar fondos de la revista literaria Paris Review.

La exposición, que puede visitarse hasta el 3 de septiembre, la completa otra suite creada por el artista cubano Abril en homenaje a Warhol. La serie, que lleva por título ‘Norma de Cuba’ y está basada en un relato de la escritora Wendy Guerra, sitúa a una doble de Marilyn Monroe en La Habana en los últimos años de la dictadura de Batista. La representa ataviada con el tradicional tocado cubano, fumando y con grandes pendientes criollos, al estilo de las exóticas mujeres que se dan cita en la Plaza de la Catedral de La Habana. La suite, enmarcada en el Museo del Prado, se cierra con una ‘golden edition’, una serie de lujo en oro de 24 quilates. Un tributo al mayor referente del Pop Art que constata que las influencias de Warhol siguen vivas treinta años después de su muerte.

Fotos

Vídeos