Vinagre contra el pipí canino en Estepona

Vinagre contra el pipí canino en Estepona

El Ayuntamiento distribuye envases para mezclar vinagre con agua y combatir el olor de las orina de los perros en las calles

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Los excrementos sólidos había sido hasta ahora el mayor enemigo. Ahora hay que luchar también contra los líquidos. El Ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña de concienciación entre dueños de perros para evitar que sus mascotas ensucien las calles. A las tradicionales bolsitas se suman ahora envases para mezclar agua y vinagre y eliminar el olor de los orines.

El consistorio distribuirá 2.000 botellines de pequeñas dimensiones en los que los usuarios tendrán que hacer la mezcla, a partes iguales, de agua y vinagre. Los perros odian el ácido acético y huyen de su olor. Los canes suelen marcar con la orina el territorio; no es que necesiten vaciar su vejiga en cada esquina o farola. Es que limitan el territorio por el que pasan y sus iguales harán lo mismo.

El concejal de Parques y Jardines, Sergio Rodríguez, explicó ayer que la proliferación de excrementos y orines «provoca focos de suciedad y malos olores que perjudican la imagen de Estepona». Por eso, por primera vez, el Ayuntamiento ha introducido este método. «La mezcla de vinagre y agua es un remedio eficaz para evitar que se convierta en paso obligado del resto de perros», comentó.

El edil insistió, durante la presentación de la campaña, en la necesidad de colaboración de los ciudadanos, ya que la climatología de Estepona se caracteriza por la escasez de lluvias entre abril y octubre «y esto dificulta enormemente la eliminación de orines y malos olores en las fachadas».

Dípticos

Los dueños de perros podrán ir equipados desde ahora con sus botellines y sus dispensadores de bolsas en cada salida con sus mascotas. Además del perro, la correa y el bozal. El Ayuntamiento distribuirá 3.000 dispensadores además de 5.000 folletos informativos con el eslogan ‘Tu mascota, tu responsabilidad, porque ellos no tienen la culpa’ donde se recuerdan las obligaciones recogidas en las ordenanza municipales para los propietarios de perros, al mismo tiempo que se detallan sencillas normas de comportamiento para evitar que sus mascotas ensucien las calles.

Tanto los dípticos como botellas y dispensadores estarán disponibles en las diversas delegaciones municipales para su retirada gratuita. También se repartirán en centros escolares al inicio del curso.

La campaña se acompaña con la instalación de 100 carteles en diversos puntos de la ciudad (parques, zonas frecuentadas por perros, jardines) donde se recuerda la obligación que tienen los propietarios de recoger los excrementos de sus mascotas, pudiendo llegar la sanción por malas conductas hasta los 900 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos