Un verano de máximo riesgo y pendiente de los vientos

La falta de lluvias eleva la amenaza de incendios, especialmente en los parques naturales del arco fronterizo y las sierras de Mijas y Marbella

F. JIMÉNEZ MÁLAGA.

El déficit hídrico que padece la provincia convierte el verano que acaba de comenzar en uno de los de mayor riesgo de incendios forestales, una amenaza latente que en la últimas semanas ha dejado un reguero de conatos y dos incendios de cierta consideración en Benahavís y Málaga capital. La alerta es máxima en toda la geografía malagueña, pero más si cabe en el arco fronterizo de la provincia que conforman los parques naturales de Alcornocales, Grazalema y Tejeda-Almijara, además de las sierras de Mijas y Marbella, y las zonas forestales de los municipios de Ronda, Cañete la Real y Teba. Así se puso de manifiesto a comienzos de mes durante la presentación del dispositivo del Plan Infoca 2017, que cuenta con un presupuesto de 19,1 millones para este año en la provincia, de los que 10 millones están destinados a tareas de extinción y 9,1 a labores de prevención.

El operativo está compuesto por un total de 600 profesionales, apoyados por 12 vehículos (10 autobombas y dos nodrizas), una Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT), tres helicópteros con base en Colmenar, Ronda y Cártama, y dos aviones anfibios que operan desde el aeropuerto de Málaga.

«Los factores que tenemos son malos por la sequía, pero vamos a depender mucho de los vientos que tengamos. Si acompañan, podremos apagar los fuegos antes de que vayan a más, pero si no es así podemos tener un año regular», advierte el coordinador del Centro Operativo Provincial (COP) del Infoca en Málaga, Adriano Vázquez, quien apunta al terral como uno de los principales enemigos «porque seca la vegetación y empeora las condiciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos