Las ventas en los comercios del Casco Antiguo mantienen el tipo durante la temporada estival

Imagen del Casco Antiguo. / Josele-Lanza -

La Asociación de Comerciantes confirma que los turistas gastan menos y critica la escasa limpieza de la vía pública y el exceso de mobiliario

PABLO COLLANTES MARBELLA.

Gracias a un mayor tirón en el sector de la hostelería y a un aumento considerable en el volumen de turistas que se han acercado en la temporada estival a Marbella, los comercios del Casco Antiguo, una de las zonas más atractivas de Marbella, confirman que el verano ha sido bueno. Aunque podría haber sido mejor. La Asociación de Comerciantes y Profesionales del Casco Antiguo de Marbella (ACOPROCAMAR) ha encuestado recientemente a sus asociados para pulsar los ánimos tras una temporada récord en muchos sentidos.

Según los datos de la encuesta, el 60% de los negocios de restauración mantienen el mismo volumen de ventas de años anteriores, frente a un 40% que considera que ha mejorado. Llama la atención, no obstante, que ningún participante de la muestra asegure que este haya sido un peor año. La tendencia es, por tanto, favorable a este sector.

Por su parte, los comercios y tiendas de moda arrojan resultados dispares. Un 43% parece satisfecho con la campaña estival, sin embargo, en este sector, sí aparece un 42% que considera que ha sido peor. Tan solo un 15% mantiene los mismos resultados que el año anterior. Durante el periodo de rebajas, no parece que el cliente haya reaccionado y el 70% considera que el resultado ha sido igual o peor. Este año, sus principales clientes proceden de países nórdicos, mientras que los turistas árabes siguen siendo un baluarte. Lo cual contrasta con las tendencias que se revelan en la restauración, donde el británico sigue siendo el principal cliente, seguido de nórdicos, franceses y alemanes.

Principales dificultades

Ante la falta de resultados espectaculares, los negocios asumen, más allá de sus problemas particulares, que hay razones que podrían explicar estos resultados. El más señalado es «el poco gasto realizado por nuestros visitantes quizás debido al más bajo poder adquisitivo de los turistas que actualmente visitan Marbella con respecto al de otros años y también la ausencia del cliente local». Por otro lado, pero no menos importante, apuntan la falta de aparcamientos y trasporte público, e incluso la escasez de taxis. Además, consideran que la escasa limpieza de las vías públicas y el exceso de mesas y mobiliario no contribuyen a su atractivo, como tampoco su accesibilidad.

Otra de las problemáticas que parece incomodar a los comerciantes es la masificación del turismo 'no productivo' debido, sobre todo, a la proliferación de grupos organizados o visitantes de alojamiento turístico que prevén un gasto mucho menor que el de los clientes tradicionales.

En esta línea, los profesionales del sector consideran que entre los turistas no se aprovecha plenamente el potencial del Casco Antiguo de Marbella, frente a lo cual proponen medidas que potencien su atractivo.

Entre ellas, destacan mayor inversión en actos culturales y una mejora del transporte público, aumentando la frecuencia de paso de los autobuses y la afluencia de taxis en las paradas cercanas para garantizar que este pulmón económico de la ciudad siga respirando sin problemas.

Fotos

Vídeos