«El turismo 'low-cost' no va en interés de nadie y perjudica a Marbella y a Andalucía»

Núñez Insausti. :: josele-lanza

H. BARBOTTA MARBELLA.

-¿Qué diagnóstico tiene de cómo está el puerto?

-Puerto Banús es un icono como puerto deportivo de lujo y referente internacional. Como tal sigue atrayendo muchísimo turismo. Una de nuestras prioridades es la seguridad, es un factor fundamental.

-Este verano Puerto Banús ha sido epicentro de la polémica por la profusión de turismo de borrachera

-Estoy al tanto de esa polémica. Puerto Banús, por lo que vende como marca, es lóg¡co que aparezca en los medios como foco de sensacionalismo. Incluso cuando se trata de situaciones que no se producen en el recinto del puerto. Nuestra prioridad es mantener el turismo de lujo y de alta gama en el puerto porque es el que ha sido siempre. Las esloras que tenemos aquí, los titulares de los puestos de atraque y las tiendas están enfocados al turismo en ese segmento, que además conjuga muy bien con Marbella. Tengo constancia de que ha habido algunos problemas este verano con gente ebria y creo que aquí, en colaboración con el Ayuntamiento, encontraremos una forma de proteger al turismo de lujo en Marbella.

-¿Qué es lo que se podría hacer desde la concesionaria?

-Es un trabajo que tenemos que hacer con la administración. Probablemente la concesionaria sola tenga limitaciones. Hay muchas áreas en las que el Ayuntamiento puede trabajar. Estamos hablando con ellos y la sintonía es buena. Son ellos los que tienen las ordenanzas municipales. Tendrán la absoluta colaboración nuestra porque para nosotros y para todos los comercios en el puerto es un tema prioritario. Hay que proteger el decoro, hay que evitar o penalizar los casos de ebriedad extrema. El turismo low cost no va en interés de nadie y perjudica no sólo a Marbella sino a toda Andalucía.

-Este verano también se empezó a comentar la posible salida de firmas de lujo del puerto

-Tenemos de las dos cosas. Me consta que hay firmas que están llamando a las puertas para abrir en el puerto.

-¿No teme que haya un efecto estampida?

-No lo creo. La marca Puerto Banús sigue siendo muy fuerte. Entiendo las preocupaciones de algunas marcas de lujo por esa sensación que ha habido en los últimos 24 meses, pero los hechos y los datos son los mejores. La información que me transmiten las tiendas es que están creciendo a doble dígito. Lo que sí hay que hacer es cuidar mucho la imagen del puerto, vigilar y potenciar la seguridad, la limpieza y demás.

-¿La llegada de una gestión más profesionalizada es un situación bisagra en el cambio de imagen del puerto?

-Cambio de imagen no, porque Puerto Banús, viniendo de fuera de Marbella tiene una imagen espléndida. Puerto Banús tiene una reputación magnífica. Ha sido al llegar a Marbella cuando he visto la preocupación que hay por la imagen. Es más una preocupación local que nacional o internacional. Vamos a empezar una nueva etapa en la que Puerto Banús seguirá siendo lo que es y ese pequeño bache quedará atrás. El puerto está hasta arriba, raro es el local que está vacío, los amarres están todos ocupados y este verano hemos tenido unos yates de prestigio internacional. Puerto Banús es un destino icónico internacional, aunque desde luego que hay que proteger su imagen.

-¿Qué objetivos se plantea en el corto plazo?

-Yo creo que si dentro de un año tenemos una buena colaboración con el Ayuntamiento en materia de seguridad, y las conversaciones que he tenido con el Ayuntamiento son positivas, es un eje de trabajo fundamental. Si conseguimos reducir la venta ambulante, que es un fenómeno que afecta a muchas ciudades turísticas, y mantener la marca Puerto Banús donde tiene que estar, seguir atrayendo al turismo de alta gama de lujo que busca una experiencia diferente, me sentiría muy satisfecho.

Fotos

Vídeos