El triste final de Michael y Valetta

Operarios de la funeraria judicial retiran los cadáveres de la pareja.
Operarios de la funeraria judicial retiran los cadáveres de la pareja. / SUR

El matrimonio británico hallado muerto en Manilva falleció por causas naturales. La autopsia ha revelado que el hombre, que tenía 71 años, falleció antes que su mujer a causa de una muerte súbita, ella tenía alzheimer

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La escena dejaba un reguero de incógnitas por despejar. El estado de desorden de la vivienda, la presencia de dos cadáveres en habitaciones distintas y en avanzado estado de descomposición, la ausencia de signos de violencia ni de armas... Las respuestas surgieron ayer en la sala de autopsias. Las dos forenses que examinaron los cuerpos llegaron a la conclusión de que Michael y Valetta, el matrimonio británico encontrado muerto el jueves en su piso de Manilva, perecieron por causas naturales en la soledad de su domicilio.

El hallazgo de los cadáveres se produjo el jueves, poco antes de las cuatro de la tarde. El hijo del matrimonio, que reside en Inglaterra, contactó con una vecina preocupado por los días que llevaba sin lograr contactar con sus padres. Finalmente, la voz de alarma la dio una peluquera que solía ir a la vivienda a peinar a Valetta.

Al entrar en el piso, situado en el número 3 de la avenida de La Paz del núcleo de Sabinillas, agentes de la Guardia Civil localizaron los cuerpos sin vida de la pareja. Presentaban un avanzado estado de descomposición; según los primeros cálculos de los forenses, la data se situaría entre la primera y la segunda semana de julio.

Los investigadores no hallaron signos de violencia durante la inspección ocular

El cadáver de Michael, de 71 años, fue encontrado en el suelo del salón, junto al sofá, tumbado boca arriba y parcialmente desnudo. El de Valetta fue hallado en el dormitorio. Yacía boca abajo y estaba vestida con ropa de calle, tal y como ayer adelantó este periódico.

La inspección ocular, en la que participaron especialistas de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil, no arrojó un resultado concluyente. Los agentes no encontraron en la vivienda ni en los cuerpos de las víctimas pruebas ni tan siquiera indicios que explicaran las muertes del matrimonio. Ni un solo rastro de violencia, aunque el examen realizado durante el levantamiento no era ni mucho menos definitivo debido al deteriorado estado de los cuerpos. Tampoco hallaron pista alguna que sugiriera la intervención de terceras personas, máxime cuando, además, el domicilio de la pareja estaba cerrado por dentro.

Los investigadores dejaron abiertas todas las hipótesis a la espera de la autopsia, que se realizó ayer en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga. A falta del resultado de las pruebas complementarias, las forenses que examinaron los cuerpos llegaron a la conclusión de que tanto Michael como Valetta murieron de forma natural. Y que él pereció antes que ella.

Según fuentes judiciales, el británico habría sido víctima de una muerte súbita. Ella falleció poco después. El óbito de la mujer, que padecía alzheimer, habría estado provocado por algún tipo de accidente cerebrovascular. No pudo socorrer a su marido. Y nadie pudo auxiliarlos a ellos.

Así sucedía...

Fotos

Vídeos