El tripartito insistirá hasta última hora para conseguir respaldo a su hoja de ruta urbanística

Héctor Barbotta

Podemos insiste en que el documento puede incluir la corrección de las lindes y esgrime un informe que contradice al de Urbanismo

HÉCTOR BARBOTTA MARBELLA.

El documento de adaptación del PGOU de 1986 a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) se podrá votar en el pleno ordinario de hoy, último antes del receso del verano, si prosperan las negociaciones entre los socialistas y Podemos. El gobierno tripartito había optado por no incorporarlo por la vía de urgencia al orden del día al no contar con respaldo suficiente para sacarlo adelante, pero anoche, las conversaciones entre ambas partes propiciaron un acercamiento. A última hora todas las opciones estaban abiertas.

El punto había sido dictaminado favorablemente en la comisión previa al pleno con mayoría simple, tras el voto en contra de Podemos y la abstención del Partido Popular.

Sin embargo, el equipo de gobierno decidió posteriormente no incluirlo en el orden del día del pleno. La concejala de Urbanismo se decantó por quitarlo para darse un margen de tiempo para negociar con Podemos el respaldo de esa fuerza política al conjunto de la hoja de ruta urbanística, en el que está también el texto refundido del PGOU.

Ambos documentos fueron aprobados en el pleno de abril, aunque los textos originales sufrieron sendas modificaciones al aprobarse mociones presentadas por el grupo municipal de CSSP-Podemos. Sin embargo, estas modificaciones fueron rechazadas por informes jurídicos elaborados por técnicos de Urbanismo.

Por ello, la semana pasada Isabel Pérez llevó a la comisión la propuesta de que ambos documentos volvieran al pleno con sus redacciones originales. Con la abstención del PP y el voto en contra de Podemos, los documentos corrieron suerte dispar. El texto refundido, que requería de mayoría absoluta, fue dictaminado desfavorablemente pero la adaptación a la LOUA sí pasó.

Contrainforme

Aún así, el equipo de gobierno prefirió no incluirlo en el orden del día del pleno para intentar llegar a un acuerdo global con Podemos. Ayer, sin embargo, hubo un movimiento para introducirlo por la vía de urgencia y para ello volvió a mantener conversaciones con la formación morada, que se niega a aceptar la eliminación de su enmienda, que se refiere a la corrección de las lindes con Benahavís, porque considera que la misma es legal. Esgrime para ello un informe técnico elaborado por un equipo de colaboradores formado por arquitectos, abogados, economistas y técnicos funcionarios que argumenta que las correcciones planteadas por ese grupo político se ajustan a la normativa.

Al cierre de esta edición, las negociaciones entre el PSOE y Podemos seguían abiertas y no se descartaba que el punto fuese incluido en el orden del día por trámite de urgencia. El tripartito considera necesario llegar a un acuerdo global que permita que todos los documentos de la hoja de ruta diseñada para salir del bloqueo urbanístico salgan adelante con mayoría suficiente.

Fotos

Vídeos