Tras un año de moción de censura en Manilva

Manilva cumple un año de la moción de censura en la que los políticos han dado la vuelta a si situación tras las municipales. :: charomárquez/
Manilva cumple un año de la moción de censura en la que los políticos han dado la vuelta a si situación tras las municipales. :: charomárquez

El equipo de gobierno resalta la bajada de impuestos y la reactivación urbanística y la oposición que ha sido un año perdido

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Acaba de cumplirse un año de la moción de censura en Manilva que movió de los sillones del equipo de gobierno a parte de sus integrantes. El PSOE pasó de la alcaldía y las concejalías, a la oposición, y Compromiso Manilva (CM) hizo el movimiento inverso. IU jugó sus cartas y mantuvo el asiento en el Ayuntamiento cambiando sólo de compañero de viaje. Los plenos en Manilva se caracterizan por el continuo cruce de reproches. Una frase recurrente en las sesiones es «cuando yo estaba en tu puesto...» porque en esta corporación, casi todos han pasado por el sillón que ahora ocupa su rival político.

Tras un año al frente del barco, el alcalde, Mario Jiménez, hace un balance positivo y destaca que se ha alcanzado la «estabilidad política» y se ha roto con la «parálisis total» en equipamientos e infraestructuras que, según él, caracterizó a su predecesor.

Entre los logros del nuevo gobierno destaca la bajada de impuestos como el IBI urbano (el rústico se aprobará en el próximo pleno), la tasa de ocupación de vía pública y las licencias de apertura. El presupuesto ya está terminado a la espera de pasar por pleno. El primer edil anuncia que es «equilibrado, subiendo el techo de gasto incluso con la bajada de impuestos».

Entre los proyectos acometidos durante este año el alcalde destaca los puentes sobre los arroyos o la pasarela del Lidl sobre la A-7. También se ha puesto en marcha la revisión del PGOU.

IU ha sido el único partido que ha mantenido posiciones aunque parece que su papel y protagonismo sí ha cambiado. El teniente alcalde Antonio Barragán critica que en su etapa anterior «no nos dejaban trabajar». Reprocha a su anterior socio de gobierno que no supiera aprovechar el apoyo de la formación. «Directamente nos quitó competencias y se dedicó a hacer trabajo de fiscalización de las concejalías de IU», denuncia. Ahora, explica que el alcalde les da plena libertad para trabajar. Barragán destaca entre los hitos alcanzados, que Manilva sea el municipio de la Costa del Sol que más empleo ha creado.

Pese a tener mayoría con 9 ediles, en agosto se sumaron al equipo de gobierno los dos concejales del PP. Teniendo en cuenta que gran parte de Compromiso Manilva procede de una escisión de IU, resultó llamativo que los populares se convirtieran en socios de gobierno. El alcalde considera que esta incorporación está beneficiando al Ayuntamiento en sus relaciones con administraciones dirigidas por el PP. «Están haciendo un buen trabajo y se están haciendo acercamientos importantes en algunos temas».

Intermediación del PP

El portavoz del PP, Francisco Miguel Álvarez, coincide con el alcalde en que esta labor de intermediación con las administraciones populares es su principal aportación al tripartito. «Estamos defendiendo expedientes históricos, anacrónicos y que estaban arrinconados para reactivarlos», señala Álvarez, como la petición de un puesto principal para la Guardia Civil en Manilva. «Aritméticamente éramos prescindibles, pero siempre ha habido intención, tanto cuando gobernaba el PSOE como ahora con CM, de la aportación del PP»

Para el portavoz socialista y exalcalde, Diego José Jiménez, este periodo ha sido «un año perdido para el municipio y muy provechoso para los miembros del gobierno, ya que la primera medida que tomaron fue subirse el sueldo ellos mismos».

Otra de las características de este año ha sido, según el PSOE, la existencia de sobrecostes en algunos de los suministros y obras que ha acometido el gobierno tripartito. A lo que añaden la falta de limpieza que, en su opinión, ha sido «un absoluto despropósito» agravada por una modificación presupuestaria que ha restado fondos al área de limpieza para aumentar el gasto en fiestas.

El concejal de Agrupación Socialista de Manilva (ASM), Emilio López Berenguer, que apoyó la moción de censura, asegura sentirse «defraudado por las expectativas que crearon». No entiende que un gobierno «supuestamente» de izquierdas, con suficiente mayoría, haya incorporado al PP que ha hecho incrementar los gastos en materia de nóminas de concejales.

Proceso judicial

Mario Jiménez se haya inmerso en dos procesos judiciales por los que el fiscal le ha solicitado un total de 6 años de prisión. El regidor sostiene que tiene «la conciencia tranquila porque todo lo que he hecho ha sido mirando por el municipio y por el bien de mis ciudadanos». Y no teme que su situación procesal pueda poner en peligro el resto de la legislatura pues asegura que cuenta con el apoyo de sus dos socios de gobierno.

Desde el PSOE creen que el alcalde está dañando la imagen del municipio y Manilva vuelve a ser foco de atención mediática por supuestos casos de corrupción. Y el tripartito le recuerda al exalcalde socialista que él se vio en la misma situación que su sucesor: estuvo imputado y finalmente el fiscal pidió el sobreseimiento de su imputación. Volvemos al principio y en Manilva no se sabe dónde puede acabar un concejal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos