Solidaridad con estrellas

La actriz estadounidense Eva Longoria acaparó la atención de todos los invitados y los y, especialmente, de los medios de comunicación. /Josele-Lanza -
La actriz estadounidense Eva Longoria acaparó la atención de todos los invitados y los y, especialmente, de los medios de comunicación. / Josele-Lanza -

Eva Longoria brilla en la sexta edición de la gala Global Gift entre un desfile de celebridades. Solo la modelo Lorena Bernal le disputó el trono en belleza y elegancia a la actriz tejana

HUGO SIMÓN

Queremos alcanzar las estrellas y, si no es posible, al menos tocar la luna. La frase de María Bravo, alma mater de Global Gift, define a la perfección la intención y el ambiente vivido anoche en el hotel Gran Meliá Don Pepe de Marbella, escenario de la sexta edición de la gala de la fundación. Entre esas estrellas, la más brillante fue, un año más, Eva Longoria, que acaparó la atención de invitados y medios de comunicación, eclipsando en buena parte al resto de integrantes del desfile de celebridades que se dieron cita en el evento solidario.

La actriz tejana, madrina y embajadora internacional de la Global Gift, derrochó simpatía y elegancia sobre la alfombra roja que llevaba a los jardines del hotel. «Siempre en Marbella es una noche mágica y ha sido increíble conocer y escuchar las palabras de gratitud de los niños que estamos ayudando en nuestro proyecto marbellí», destacó Longoria, que por primera vez acudió a los actos con motivo del Fin de Semana Filantrópico de la fundación con su familia, sus hermanas y sus sobrinos. Es la razón por la que alargará su estancia en la ciudad hasta casi una semana. «Normalmente estoy dos días en Marbella y me voy», señaló la protagonista de ‘Mujeres desesperadas’, que aseguró estar disfrutando en estos días, sobre todo, de la gastronomía española. «Jamón, paella, es increíble», aseguró.

Bravo y Longoria posan en la alfombra roja. Abajo, a la izquierda, Amaury Nolasco y Lorena Bernal, los presentadores. A la derecha, Nuria Fergó. / Josele-Lanza -

Solamente la modelo Lorena Bernal, radiante en un traje largo celeste que destacaba frente a su bronceado, pudo disputarle el trono en belleza y elegancia a Longoria, ataviada con un vestido de gasa color champán. Con permiso, por supuesto, de Ana Obregón, que lució la propuesta más atrevida de la noche, en rojo y dejando ver tanto su espalda como parte de su torso. Una creación del diseñador valenciano Alejandro Resta, según presumió la actriz y presentadora.

El actor puertorriqueño Amaury Nolasco - que presentó junto a Bernal la gala-, las cantantes Melissa Nkonda y Nuria Fergó, Beatriz de Orleans, el jugador de rugby Chris Robshaw y Olivia de Borbón fueron algunos de los famosos que no faltaron a la cita benéfica.

La cita benéfica contó con las actuaciones del bailaor Rafael Amargo, el músico británico Steve Edwards y el cantante cubano Descemer Bueno

También desfilaron por la alfombra roja Spencer Matthews, Agustín Bravo, Jane Given o Héctor Cantolla, el doblador de, entre otros, Arnold Schwarzenegger. El portavoz del Gobierno municipal, Javier Porcuna, y la edil Isabel Pérez ejercieron la representación del Ayuntamiento de Marbella en un evento que contó con las actuaciones de Rafael Amargo, el cantante cubano Descemer Bueno y el músico británico Steve Edwards.

La sexta edición de la cita filantrópica ha llevado este año el sello gastronómico del chef Rodrigo de la Calle, creador de la gastrobotánica y estrella Michelín en su restaurante madrileño ‘El Invernadero’, y los televisivos hermanos Torres, que dirigen el establecimiento ‘Dos Cielos’, en Barcelona, también con estrella Michelín. No estuvieron solos, sino acompañados por el chef del hotel Gran Meliá Don Pepe, Víctor Carracedo, y por Jean-Philippe Darcis, que ha repetido en esta edición como maestro pastelero. La propuesta culinaria no es un elemento baladí en una cena cuyo cubierto asciende a los 500 euros por persona. La posibilidad de vivir la gala en la mesa presidencial, la ocupada por Longoria, elevaba la contribución hasta los 2.000 euros. Todo un éxito sumar así un total de 300 invitados.

Los televisivos hermanos Torres besan a Longoria. Abajo, a la izquieda, Ana Obregón. A la derecha, Olivia de Borbón y Julián Porras, en un instante amoroso. / Josele-Lanza -

El evento sirvió además para reconocer la labor desarrollada por otros colectivos. La Fundación Querer, que lucha por concienciar a la sociedad de la importancia de las enfermedades neurológicas infantiles, recibió la distinción ‘The Global Gift Our Heroes Award’. Por su parte, la Fundación Aprendices Visuales, centrada en mejorar la vida de los niños con autismo para que puedan desarrollar al máximo su potencial, ha sido galardonada con el premio ‘The Global Gift Philantropist Award’.

Reconocimiento a dos fundaciones

Héroes
La Fundación Querer, que lucha por concienciar a la sociedad de la importancia de las enfermedades neurológicas infantiles, recibió la distinción ‘The Global Gift Our Heroes Award’.
Autismo
La Fundación Aprendices Visuales, centrada en mejorar la vida de los niños con autismo para que puedan desarrollar al máximo su potencial, ha sido galardonada con el premio ‘The Global Gift Philantropist Award’.
2.000 euros
era el precio del cubierto en la mesa presidencial, la ocupada por la actriz Eva Longoria y la empresaria y filántropa María Bravo. El básico, 500 euros. La cita solidaria reunió anoche a un total de 300 invitados.

La entrega de este segundo reconocimiento tenía su propia historia, con tintes entrañables y un evidente mensaje de capacidad de superación. Según subrayó María Bravo, el encargado de presentar ese premio se llama Javier y es un chico de 18 años que cuando llegó a la fundación tenía un alto grado de autismo. «No podía hablar y hoy, sin embargo, está en esta alfombra roja, hablando y sonriendo», destacaba la creadora de Global Gift. De eso trata la fundación, de «poner sonrisas en muchas caras», apostillaba Longoria.

Longoria, acompañada de sus hermanas y sus sobrinos.
Longoria, acompañada de sus hermanas y sus sobrinos. / Josele-Lanza -

Fotos

Vídeos