Sierra Bermeja, «la olvidada» del futuro parque nacional

Sólo el 36,2% de Sierra Bermeja será parque nacional. /J. M.
Sólo el 36,2% de Sierra Bermeja será parque nacional. / J. M.

Ecologistas señalan que la propuesta de la Sierra de las Nieves está incompleta sin su vecina

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El nombramiento de la Sierra de las Nieves como parque nacional está más cerca que nunca. La Junta de Andalucía y el Consejo de Ministros han ratificado ya la propuesta inicial, hecho que abre el camino burocrático –que puede ser largo–, que llevará al paraje natural a gozar de la mayor protección legal posible en España. En este informe inicial se delimita el territorio atendiendo a los elementos distintivos del ecosistema que deben ser preservados en el futuro parque. Los dos grandes componentes son los bosques de pinsapo y las formaciones geológicas de peridotitas. Según apunta Javier Martos, portavoz de la plataforma Sierra Bermeja Parque Nacional, la reserva de la Biosfera Sierra Bermeja alberga la mejor representación de ambos elementos, y sin embargo es «la olvidada del futuro parque nacional». El debate reside en que en la propuesta inicial sólo incluye un 36’2% de la formación montañosa.

El pinsapo es un tipo de abeto de gran valor paisajístico y científico que, pese a su protección, corre numerosos riesgos. Las peridotitas son formaciones rocosas provenientes de la propia corteza terrestre (solo el 0,19% de la superficie del planeta está compuesta por este material). Martos explica que, atendiendo a estos dos puntos, Sierra Bermeja es igual o más valiosa que la Sierra de las Nieves. Por ello, esta plataforma lleva desde 2007 tratando de que sea parque nacional, primero en solitario, luego solicitando la inclusión de la totalidad del terreno actualmente protegido como reserva de la Biosfera en el proyecto de la Sierra de las Nieves. Sierra Bermeja cuenta con el único bosque de pinsapos sobre peridotitas del mundo, y actualmente «está fuera de la propuesta», señala el portavoz.

Argumentos en contra

Tras la aprobación del plan inicial, la plataforma emitió un comunicado criticando la exclusión la sierra, aunque esta respuesta negativa se lleva produciendo desde el mismo nacimiento del colectivo (formado por profesores, políticos, ecologistas y particulares). Los argumentos de la Junta de Andalucía para no incluir toda Sierra Bermeja en la propuesta son dos: la carretera de San Pedro-Ronda, que atraviesa la formación, y la existencia de cotos de caza que contravienen el concepto de parque nacional. Para Martos, estos argumentos son insuficientes: «La carretera puede mejorarse, ser dotada de colectores ecológicos, ser desdoblada... es una oportunidad para los municipios». En cuanto a los cotos de caza, el portavoz asegura que la mayoría de ellos no tienen actividad económica. «Creo que con los recursos que tiene ahora mismo la administración les interesa colgarse la medalla pero gestionar un parque nacional pequeño», sostiene.

Sierra Bermeja cuenta con el único pinsapar sobre peridotitas conocido en el mundo

Según la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, organismo supranacional que dictamina los requisitos que deben cumplir los espacios protegidos, conviene buscar la máxima expansión del territorio que se va a preservar, para evitar la masificación turística en áreas pequeñas. La propuesta actual ya aprobada cuenta con poco más de 20.000 hectáreas protegidas –porción mínima que exige la nueva ley de parques nacionales–. Si Sierra Bermeja fuese también parte del territorio, éste alcanzaría una extensión de 40.000 hectáreas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos