La semipeatonalización del centro de Marbella avanza con el inicio de las obras en Alonso de Bazán

Las obras comenzaron ayer en la calle Alonso de Bazán. /Josele-Lanza -
Las obras comenzaron ayer en la calle Alonso de Bazán. / Josele-Lanza -

El Plan Marbella Centro se extenderá a las calles adyacentes Antonio Herrero y Víctor de la Serna a partir del próximo lunes

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Ayuntamiento de Marbella sigue extendiendo el modelo de semipeatonalizaciones por el centro de la ciudad. El patrón se desarrollará ahora en la calle Alonso de Bazán, vía paralela a Ricardo Soriano donde ayer arrancaron las obras de remodelación, y en las calles adyacentes Antonio Herrero y Víctor de la Serna, donde comenzarán a trabajar el próximo lunes. Las actuaciones previstas transformarán por completo las tres calles con un doble objetivo: modernizar todas sus infraestructuras y otorgar mayor comodidad al peatón en sus desplazamientos para reactivar económica y socialmente la zona. Las aceras pasarán a ser más anchas y estarán a la misma altura de la calzada, la velocidad se reducirá a 30 kilómetros por hora y se suprimirán la mitad de los aparcamientos, de 50 se pasará a 25 repartidos entre las tres calles.

En total se invierten 1,2 millones de euros procedentes del Plan de Inversiones Sostenibles de la Diputación Provincial y el plazo de ejecución previsto es de seis meses. No obstante, el equipo de gobierno confía en finalizar las obras en el mes de abril, contando con los parones que se han programado para Navidad y Semana Santa a fin de no interferir en la actividad comercial y turística de estas céntricas vías remodeladas hace 50 años.

El asunto más polémico en relación a estas obras tiene que ver con la tala selectiva de árboles recomendada en un informe municipal, avalado por sendos expertos externos, a consecuencia de enfermedades o putrefacción. La tala afectará a 21 de los 56 árboles repartidos por las tres calles. 15 de ellos se sitúan en Alonso de Bazán, pero tal y como explica el concejal de Obras, Javier García, que ostenta también la responsabilidad de Parques y Jardines, se ha previsto sustituir todos los árboles que se talen y plantar dos ejemplares más en coordinación con el colectivo ambiental Arboretum. En concreto, se apostará por ejemplares de jaboneros chinos (los mismos que lucen en la calle Miguel Cano), que presentan «un crecimiento más sostenible». En palabras del concejal «árboles que garantizan la accesibilidad de personas con movilidad reducida porque sus raíces no rompen las aceras ni sus copas llegan a la octava planta de un edificio».

Según el edil, el compromiso del equipo de gobierno es llevar a cabo «las replantaciones que sean necesarias, tanto aquí (refiriéndose a la calle Alonso de Bazán) como en las vías que corresponda», por eso tendió la mano a la plataforma ciudadana Marbella Por Sus Árboles que hoy tiene previsto mostrar su oposición a la tala programada con una concentración que partirá a las 10 de la mañana desde las proximidades de la pastelería Goyo hasta la calle Alonso de Bazán donde se leerá un manifiesto.

«No tenemos interés en suprimir ningún árbol, pero si los técnicos nos indican que debe ser así por el estado de salud que presentan, hay que actuar en consecuencia para evitar que caigan y causen accidentes a los viandantes», señaló el concejal de Obras, que se desplazó a la citada calle para presentar los trabajos que arrancaron precisamente con la tala de los primeros ejemplares.

Circuito de tráfico

La actuación se enmarca en el Plan Marbella Centro y supondrá un cambio total. La vía se convertirá en Zona 30 con acerados y calzada al mismo nivel. La instalación de nuevo mobiliario urbano y luminarias de tecnología led para favorecer el ahorro energético serán otras de las medidas que reforzarán el cambio de imagen de la calle, a lo que ayudará la sustitución de los contenedores en superficie por islas ecológicas.

La obra también servirá para modernizar las infraestructuras que discurren por el subsuelo. La intervención supondrá la renovación de la red de saneamiento, actualmente unitaria, así como la conducción del agua potable. Además, se incorporará una red de telecomunicaciones para facilitar la implantación de la fibra óptica, de gas natural, de electricidad y de riego.

Durante el tiempo en el que se desarrollen los trabajos, en coordinación con las delegaciones de Seguridad Ciudadana y de Movilidad, se garantizarán los circuitos de tráfico habilitando como calles de doble sentido Nuestra Señora de Gracia y Virgen del Pilar, para lo que será necesario suprimir los aparcamientos.

Fotos

Vídeos