Los secretos del mar tras la orilla

Los más pequeños toman conciencia al tiempo que se divierten sobre la preservación del entorno marino. :: josele-lanza/
Los más pequeños toman conciencia al tiempo que se divierten sobre la preservación del entorno marino. :: josele-lanza

El Laboratorio Marino acerca a los bañistas la flora y fauna de la costa marbellí

PABLO COLLANTES MARBELLA.

El litoral de la provincia alberga la mayor biodiversidad que se pueda encontrar, tanto en el Mediterráneo como en los mares europeos. Para fomentar entre los más pequeños la protección del entorno natural, el Ayuntamiento de Marbella apuesta un año más por el Laboratorio Marino, una iniciativa puesta en marcha por el Aula del Mar y la Fundación Unicaja que persigue concienciar sobre la necesidad de cuidar el dominio costero.

La playa de La Venus acoge la décima edición de este taller abierto al público en el que los niños toman el protagonismo. Ensayar el rescate de un delfín varado, acercarse a las tortugas marinas, entender cómo flota un barco o conocer cómo afecta la contaminación a la vida marina son solo algunas de las experiencias que los visitantes pueden disfrutar durante estos días en las carpas instaladas para el evento.

El delegado municipal de Sostenibilidad, Miguel Díaz, explicó ayer que se trata de una campaña dirigida a los bañistas, basada en la experimentación y en el conocimiento de la oceanografía y la biodiversidad de mares y océanos.

El proyecto recorre gran parte del litoral andaluz promoviendo la divulgación del entorno marino a través de actividades lúdicas

«La iniciativa de concienciación y educación la realizamos de la mano de dos entidades muy comprometidas con el medio ambiente y, en este caso, con el medio marino», destacó Díaz. «Es fundamental la cooperación pública y privada para poner en valor las riquezas naturales”.

El edil estuvo acompañado durante la presentación por el representante de la Fundación Unicaja, Francisco Alonso, y por el biólogo marino encargado del Aula del Mar, Juan Jesús Martín.

Martín detalló que la campaña consiste en unas sesiones que tienen como principal atractivo la diversión, en la que los participantes, mediante experiencias sencillas, conocen aspectos como el principio de Arquímedes, las corrientes de afloramiento o la densidad de los océanos.

«Lo que intentamos de forma lúdica es concienciar a todas las generaciones en el reconocimiento de la diversidad de flora y fauna marina de Marbella para que aprendan a disfrutarla de una forma compatible a su conservación», argumentó.

Durante las jornadas organizadas en años anteriores, la propuesta contó con más de 200 niños que se interesaron por conocer que hay más allá de sus castillos de arena. El Laboratorio Marino Itinerante recorre gran parte del litoral andaluz durante todo el verano llevando estas mismas experiencias a otras localidades desde hace una década. «Partimos de querer llevar la educación no sólo a las aulas sino también a la orilla del mar en un ambiente distendido y relajado», concluyó Martín.

La Senda Litoral cuenta con unas 60 comunidades bióticas diferentes, dentro de las cuales se encuentran especies emblemáticas, protegidas o en peligro. En número, se pueden observar más de 15 cetáceos distintos, 4 especies de tortugas marinas, 200 tipos de peces y hasta 500 especies de invertebrados marinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos