Sale a exposición pública por dos meses la adaptación del PGOU del 86 a la ley andaluza

El equipo de gobierno dará otro paso en la hoja de ruta del urbanismo en el pleno de este mes, al que llevará el texto refundido del plan

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La hoja de ruta del urbanismo de Marbella da otro paso. La adaptación del Plan general de Ordenación Urbana de (PGOU) de 1986 a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) sale a exposición pública por un periodo de dos meses después del anuncio publicado ayer en el Boletín Oficial de la Provincia de Málaga (BOPMA). El documento, clave para el desbloqueo del urbanismo en Marbella, recibió el visto bueno del pleno del Ayuntamiento de Marbella el pasado mes de julio después de que el anterior gobierno tripartito consiguiera el apoyo de los dos ediles de CSSP aceptando para ello una enmienda de adición en la que se recogía que tras la aprobación de la adaptación del PGOU a la LOUA se procederá a realizar una «innovación del Plan General» para que se reconozca la línea limite oficial del término municipal con Benahavís tal y como consta en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Se adquiría igualmente el compromiso de que en el pleno de aprobación definitiva de la adaptación del PGOU a la LOUA se llevará el acuerdo de formulación de dicha modificación o el inicio de la misma, de modo que el Plan del 86 adaptado recoja como límites del término municipal las lindes históricas y no los que contiene actualmente, que sitúan en término de Benahavís una franja de territorio que las lindes fijadas en 1873 localizan en Marbella.

De todo ello da cuenta el edicto publicado en el BOPMA con el que se abre el plazo de dos meses durante el cual el expediente quedará a disposición de cualquier persona que quiera examinarlo y aportar las alegaciones que estimen pertinentes. Es este el paso previo a la aprobación definitiva.

Camino al desbloqueo

La adaptación a la LOUA y el texto refundido del PGOU son básicos para desbloquear el urbanismoEl tripartito no pudo llevar a pleno el texto refundido al no contar con el apoyo de los ediles de CSSP

Este avance importante en el camino para el desbloqueo del urbanismo en la ciudad se acompañará este mismo mes de otro trámite decisivo. El equipo de gobierno llevará al pleno de septiembre la aprobación del otro documento básico en la hoja de ruta: el texto refundido del PGOU, que no pudo llevarse a pleno con el anterior Ejecutivo local al no conseguir para su aprobación los votos de los ediles del grupo de CSSP-Podemos. Informes jurídicos del área municipal de Urbanismo advirtieron de la ilegalidad del cambio introducido en el documento a raíz de una propuesta de los concejales de este grupo, obligando este modo a que el texto refundido tuviera que volver a pleno (ya pasó en abril) para su aprobación definitiva tal y como había sido redactado originalmente y sin la enmienda de Podemos que establecía que el texto fuese sometido a exposición pública.

El informe jurídico emitido indicaba que ese trámite no se ajusta al procedimiento establecido para la aprobación de un documento de estas características. El trámite de información al público, recogía, puede realizarse a efectos de difusión general pero no de manera preceptiva «y a efectos de general conocimiento ya cumple su misión la publicación en el boletín correspondiente», señalaba. Por ello, el informe concluyó que llegados al punto, la enmienda introducida por CSSP podía provocar un efecto bucle.

Ahora, el bipartito PP-OSP tiene previsto llevar el texto refundido del PGOU, ya redactado en su forma original, a la comisión de pleno del viernes para su aprobación en pleno el próximo día 29.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos