De ruta por la Gran Senda

La Diputación inicia en Marbella una serie de excursiones para conocer el patrimonio histórico que existe en el sendero que atraviesa la provincia

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La Diputación de Málaga ha ideado una serie de excursiones para conocer el patrimonio histórico que se extiende a lo largo y ancho de la Gran Senda, ruta mediante la que ya está conectado el 80 por ciento del litoral de la provincia. El programa de visitas, que será gratuito previa inscripción 'on line', arrancará en Marbella el próximo sábado 19 de mayo.

Esta primera actividad de interpretación histórica de la Gran Senda permitirá visitar cuatro yacimientos de capital importancia: en la franja costera, las termas romanas de Las Bóvedas, la villa romana de Río Verde y la basílica paleocristiana Vega de Mar ; y en la montaña, el entorno de las minas de plomo de Buenavista.

La actividad está impulsada por la delegación de Medio Ambiente y Promoción del Territorio de la Diputación, y pone a disposición de los ciudadanos en esta primera visita 50 plazas gratuitas, que se cubrirán por orden de inscripción a través de la página web de la Gran Senda de Málaga (www.gransendademalaga.es) a partir de las diez de las noche de hoy domingo.

Las personas que se inscriban saldrán en autobús desde la sede de la Diputación (calle Pacífico, 54) a las 8.15 horas y regresarán al punto de partida sobre las 18.00 horas. Se recomienda llevar comida, protección solar, así como ropa y calzado adecuados para andar por la montaña.

La primera parte de la ruta, por la mañana, se centrará en testimonios de la época romana. Entre San Pedro de Alcántara y Marbella existen dos yacimientos clave de este periodo: las termas de Las Bóvedas y la villa de Río Verde. La monumentalidad de las termas y el lujo de los mosaicos de la villa evidencian la riqueza económica en los primeros siglos del Imperio. En momentos posteriores, la crisis de las ciudades en el mundo romano supuso el abandono de muchos de estos lugares, concentrándose la población en pocos sitios, caso del enclave de Vega de Mar, donde se localiza uno de los monumentos más importantes del litoral andaluz de época visigoda: la basílica paleocristiana.

La segunda parte de la excursión permitirá conocer la pujante industria minera que existió en la zona en el siglo XIX, para ello se propone una ruta de cinco kilómetros por Sierra Blanca hasta llegar a la mina de Buenavista de donde se extraía plomo. Los excursionistas tendrán ocasión de conocer otras bocas abiertas en la montaña, como la del Peñoncillo, entre Marbella y Ojén, de la que se extrajo magnetita, hierro que se empleó en las ferrerías de La Concepción (Marbella) y La Constancia (Málaga).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos