Se rueda en San Pedro

Galiano, rodeado por su equipo, da indicaciones a una actriz. /SUR
Galiano, rodeado por su equipo, da indicaciones a una actriz. / SUR

El director David Galiano regresa a la acción con ‘Entre abuelos anda el juego’. Más de una veintena de actores noveles participan en este cortometraje colaborativo en el que la risa está asegurada

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Una jirafa, una dolly, una cámara, una claqueta... El director David Galiano ha puesto en acción el arsenal necesario para rodar en San Pedro Alcántara su noveno corto: ‘Entre abuelos anda el juego’. El título de la cinta recuerda al que llevaba la inolvidable película dirigida por John Landis e interpretada por Eddie Murphy, ‘Trading Places’, traducida en España como ‘Entre pillos anda el juego’ (1983), pero nada tiene que ver una ficción con otra, salvo el género. Ambas son comedias. El sampedreño narra la aventura de unos directores de cine mayores que al ver la muerte cerca deciden robar un banco para hacer su última obra maestra. Galiano guarda silencio sobre la suerte de este particular grupo de atracadores, lo que sí afirma es que las risas están garantizadas.

El director, que atesora primeros premios en Marbella International Film Festival (MIFF) 2012, con ‘Un mal día lo tiene cualquiera’ y, junto a Andrés Mata, en el Festival de Cortos de Benahavís 2015, con ‘La última faena’, ha rescatado el guion radiofónico que escribió hace dos años para la Radio Televisión Marbella, retocando la ficción y sumando personajes, convirtiéndolo así en un cortometraje coral como hizo en ‘Ernesto 6 dedos’, protagonizado por Juan Manuel Montilla ‘El Langui’, y con el que quedó finalista en el Certamen de Cortos del Almuñécar.

A moverlo en festivales

En total, 22 actores, la mayoría noveles, tienen su momento de gloria en el rodaje, que arrancó el mes pasado y terminará ahora en marzo con el apoyo de una decena de profesionales tras las cámaras. La idea de Galiano es estrenar en alguna sala de Marbella en abril y empezar a mover el corto en los principales certámenes españoles. «Los festivales no dan dinero, pero sí repercusión. Lo que buscamos es que a algún productor le guste la idea y quiera hacer una película como pasó con ‘Ernesto 6 dedos’, proyecto que seguimos esperando que se materialice», detalla Galiano. Al Festival de Málaga llega tarde. La intención era pasear junto a su elenco por la alfombra roja de la principal cita de cine de la provincia, pero la imposibilidad de cuadrar las agendas de los actores para iniciar el rodaje en noviembre pasado han dado al traste con estos planes.

El corto es colaborativo: o sea, «aquí nadie ve un euro». Más bien todo lo contrario. El dinero sale a espuertas, porque, como subraya este creador, hacer ficción es muy caro. El presupuesto para ‘Entre abuelos anda el juego’ ronda los 3.500 euros. «La suerte que tengo –prosigue– es que la gente está loca por salir en un corto mío». Tampoco le abandonan sus colaboradores, empresas de la ciudad que, en metálico o especie, colaboran con la ejecución de este corto. Entre ellos, los restaurantes Nuevo Reino y La Culinaria, Garre Asesores o Pinturas López Martos.

Míticas calles y rincones de su San Pedro natal son los escenarios de esta nueva obra, en la que también se mezclan interiores improvisados en dos locales cedidos por exigencia del guion y buena voluntad de los vecinos. «La mayor dificultad de este trabajo es mover a tanta gente», reconoce el director, que ya ha empezado la fase de montaje de algunas de las 23 escenas que integran el corto.

En el palmarés de Galiano figuran varios reconocimientos como finalista tanto en festivales nacionales como internacionales, caso de ‘Un día hermoso’, corto que escribió y produjo sobre la enfermedad de alzheimer, muy aplaudido bajo la dirección de María Villaespesa en Purbeck Film Festival (Reino Unido), Golden Orchid (Estados Unidos) y Jump the cut Film Festival (Singapur), en 2014.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos