Juan Antonio Roca recupera la libertad tras 12 años de cárcel al acceder al tercer grado

Roca, ayer, a las puertas del Centro de Inserción Social de Instituciones Penitenciarias. /Salvador Salas
Roca, ayer, a las puertas del Centro de Inserción Social de Instituciones Penitenciarias. / Salvador Salas

El cerebro de la trama de corrupción en Marbella comienza a trabajaren la reinserción de presos y no tendrá que ir a dormir a prisión

HÉCTOR BARBOTTA y SALVADOR SALASMarbella

Juan Antonio Roca no cumplirá 12 años de encierro. Dos semanas antes de llegar a esa marca, el ex hombre fuerte del Ayuntamiento de Marbella y cerebro de la trama que saqueó la ciudad a través del control arbitrario de su urbanismo ha recuperado la libertad. Lo ha hecho al hacerse efectiva, por adquirir carácter firme, la decisión del juez de vigilancia penitenciaria de concederle el tercer grado, que ha tenido en cuenta el avanzado estado de cumplimiento de la pena y el buen comportamiento del recluso.

Con numerosas condenas en su contra que exceden largamente los 30 años de prisión, el tribunal de ‘Malaya’ acordó en mayo de 2016 la acumulación de varias de ellas y la refundición de las penas impuestas, fijando la pena máxima a cumplir en 20 años de prisión, que es el máximo legal establecido. Esta refundición permitió a Roca comenzar a acceder a beneficios penitenciarios de los que hasta entonces había estado privado. Desde entonces ha disfrutado de ocho de ellos y en 24 ocasiones se le permitió acudir por su propios medios y sin vigilancia a diferentes comparecencias judiciales, lo que se conoce como ‘salidas en autogobierno’, sin que se registrara incidencia negativa alguna. Ahora sale en libertad.

Principales condenas

Caso Malaya.
17 años de prisión
Caso Saqueo I.
6 años y 10 meses de prisión
Caso Saqueo II.
6 años de prisión.
Caso Minutas.
3 años de prisión
Caso Desaladora.
18 meses de prisión.

Juan Antonio Roca, que no deberá regresar a dormir a prisión ya que se le colocará una pulsera con mecanismo de vigilancia por satélite para tenerlo controlado en todo momento, ha obtenido este beneficio tras comprometerse a trabajar en un centro de reinserción social de reclusos de Cáritas en Malaga capital. El exgerente de Urbanismo cuenta también con una oferta para reincoporarse al mercado de trabajo, actividad que desarrollará de manera paralela con su colaboración con la entidad benéfica.

Ayer, Roca acudió al Centro de Inserción Social Evaristo Martín Nieto, situado en el polígono Guadalhorce, en Málaga capital, dependiente de Instituciones Penitenciarias, donde se colocan esos mecanismos de control por GPS. Al salir, el ya exrecluso mostró su alegría por su nueva situación, tras casi doce años de prisión desde que fuera detenido en Marbella el 29 de marzo de 2006.

Roca, sobre el que pesan condenas firmes por los casos ‘Saqueo I’, ‘Saqueo II’, ‘Minutas’, ‘Belmonsa’, ‘Urquía’ y ‘Malaya’, entre otros, y cerca de un centenar de causas pendientes, la mayor parte urbanísticas y sobre las que las Fiscalía ha rechazado un acuerdo de conformidad global, estaba obligado a cumplir un máximo de 20 años de prisión, plazo sobre el que se calculan los beneficios penitenciarios.

Grado de cumplimiento

La decisión de concederle el tercer grado, paso previo a la libertad condicional, fue adoptado por el juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, con el visto bueno de la Fiscalía y en contra del criterio de la administración penitenciaria. En su decisión, el juez argumentó el avanzado grado de cumplimiento de la pena, su positiva evolución, la asunción de los delitos cometidos a través del pago de la responsabilidad civil y su arrepentimiento público. También tomó en cuenta su conducta en prisión, considerada excelente, y su participación, entre otras, en la Comisión de Ayuda Legal del Módulo de Respeto.

Además, el juez valoró el ofrecimiento realizado de colaborar «de forma voluntaria y sin retribución alguna» con Cáritas Málaga en el centro Nuestra Señora de la Merced, donde se realizan actividades de acogida y reinserción socio-laboral de reclusos y exreclusos. Este compromiso, según la argumentación del juez, servirá para poner «al servicio de personas desfavorecidas los conocimientos» de Roca en actividades como el acompañamiento a los usuarios, el asesoramiento jurídico en sus procedimientos, el apoyo en el tratamiento de «secuelas de prisionalización» y la puesta en marcha de un piso tutelado para los que no hayan conseguido insertarse una vez cumplida su condena. Según el juez, «esta actividad resulta de gran importancia, ya que permitirá continuar la actividad tratamental del interno», a la vez que la sociedad «podrá obtener una reparación moral que le permitirá restablecer la confianza perdida».

Juan Antonio Roca ya comenzó la semana pasada con esta actividad en la sede de la citada organización benéfica, según ha podido saber este periódico.

Noticia relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos