«Algunos de mis rivales ya tenían trabajo asegurado en sus países»

Tomás Rivero, con las dos medallas obtenidas en ‘Worldskills’./Fernando González
Tomás Rivero, con las dos medallas obtenidas en ‘Worldskills’. / Fernando González

Un marbellí gana la medalla de excelencia de ‘Worldskills’, una competición mundial sobre conocimientos de formación profesional

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Tomás Rivera tiene 22 años. Se ha formado como peluquero en un centro educativo público de San Pedro Alcántara (Instituto Salduva) y tiene trabajo desde hace unos meses relativamente cerca de su casa. Sin embargo, es bastante probable que la mayor parte de sus clientes no sepan que este joven ha ganado la medalla de excelencia de este año en el ‘Worldskills’, una competición internacional que premia las habilidades aprendidas en la formación profesional.

El camino lo inició hace aproximadamente un año, cuando su formador, Juan José Mariscal, intuyó que lo de la peluquería se le daba especialmente bien. «Esto es un proceso largo y con muchos costes personales y económicos», señalan ambos en el despacho de la delegada provincial de Educación, Patricia Alba, que ayer les recibió para felicitarles por el triunfo.

«La primera fase fue la andaluza, en la que me tuve que enfrentar a otras ocho personas por obtener el primer premio que me llevara al campeonato nacional», explica Rivera. Tal como relatan, esta preparación implicó las tardes y los fines de semana al completo. «No solo se trata de la parte técnica, sino que hay que estar al día de las últimas tendencias porque la parte creativa es importante de cara a la puntuación final», sostiene el formador, que también tuvo un papel importante. «Aunque depende de la especialidad, por lo general los formadores no solo acompañamos al aspirante, sino que también ejercemos las veces de jurado, aunque obviamente sin valorar a la persona que estamos formando», cuenta.

Después de ganar en Andalucía, el siguiente paso fue hacer lo propio en Madrid, donde se tuvo que enfrentar a otros dieciséis peluqueros en formación. El resultado, obtenido ya a mediados de 2017, le permitió dar el paso más importante de todos:acudir al ‘Worldskills’, la competición a nivel mundial celebrada el pasado mes de octubre en Abu Dhabi.

«Eso ha sido una experiencia impresionante. Igual que yo en peluquería, viajamos como Selección Española con más compañeros de otras disciplinas», relata. «Todo se hacía en el mismo lugar físico, tanto en el ‘Worldskills’ como en las competiciones andaluza y nacional, lo que le daba mucha emoción», cuenta. En este caso, Mariscal también ejerció de juez en una competición en la que Rivera no ganó, pero sí se llevó la medalla de excelencia, además del título de mejor competidor español de todos los que se presentaron.

Trabajo «para toda la vida»

«Una vez más», explica el formador, «la preparación implicó semanas de tiempo para estar al tanto de lo último en el mundo de la peluquería, pero creo que el resultado fue muy bueno, precisamente porque pese a tener menos medios que otros países, la ejecución de todas las pruebas fue perfecta». Esta diferencia entre cómo se toma cada país el campeonato es uno de los aspectos más llamativos del ‘Worldskills’. «Es cierto que el Ministerio nos paga el viaje y los gastos, pero en países como China, Japón o Sudáfrica, hay gente que se dedica exclusivamente a preparar a otros para competir», señala Juan José Mariscal, que relata que los finalistas en estos países se convierten automáticamente «en una especie de funcionarios». «Algunos de mis rivales ya tenían trabajo asegurado en sus países», añade Tomás Rivera.

Precisamente por ello, formador y alumno aprovecharon ayer para pedirle a Patricia Alba que para próximos años se apueste más por este tipo de cuestiones; un guante que la delegada no dudó en recoger. «Este premio es muy importante ya que pone en valor y da a conocer un poco más la formación profesional, unas enseñanzas con múltiples cualidades, muy demandadas entre las empresas por la alta cualificación profesional que aportan al tejido productivo», aseguró.

Pese a todo, este ciclo de competiciones aún no ha acabado, ya que ahora llega el campeonato europeo. «Lo daremos todo en Budapest en 2018 para poder ganar», sentencia el joven marbellí.

Temas

Premio

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos