Por un mar con residuos cero

La Mancomunidad recoge en tres semanas más de 2.000 kilos de basura del litoral con un porcentaje de natas por debajo del 2%

PABLO COLLANTES MARBELLA.

Una estampa habitual en el litoral malagueño durante los meses de verano es la de ver los bañistas braceando en la orilla para apartar la cantidad de residuos que las mareas arrastran hasta la costa y alejar así las desagradables y molestas natas presentes en el agua.

Con el objetivo de no arruinar el baño a sus vecinos, los barcos de limpieza de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental han recogido durante este año más de 2.100 kilos de residuos desde el comienzo del servicio, a principios del mes de julio.

Durante este tiempo, la empresa encargada de su retirada, Acosol, ha extraído del mar 721 kilos de plástico, 770 de madera, 381 de papel, 223 de otros residuos, un total de 46 kilos medusas y tan solo 32 de natas. Las embarcaciones cuidan que el agua del litoral presente durante todo el verano un estado óptimo, pese a la dificultad de controlar las corrientes marinas que se encargan de mover durante meses la basura flotante. El servicio, opera en el sector comprendido a partir de la costa hasta unas seis millas náuticas mar adentro y trabaja fundamentalmente en las áreas potencialmente más conflictivas, como las proximidades del puerto, emisarios submarinos, colectores, conducciones de descarga submarinas o desembocaduras de torrentes.

Para ello, cuenta con un sistema de aspiración y recogida automática de sólidos flotantes, recogida y recuperación de manchas de hidrocarburos, espumas, o natas; dispersión de manchas en el agua con sistemas de oxigenación; y limpieza de muelles y escolleras, mediante un cañón de agua. Por su parte las embarcaciones de playa trabajan desde la orilla hasta media milla.

Las once embarcaciones se distribuyen de manera que abarcan la totalidad de la zona costera de los municipios de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

Su principal función es la prevención de episodios de contaminación en las zonas de baño y la recogida de sólidos flotantes, grasas, y otros residuos, en aguas de mar abierto, hasta seis millas de distancia de la costa. La presidenta de la Mancomunidad, Margarita del Cid, subraya que la intervención de la empresa se hace «a coste cero para los ayuntamientos, pues se financia a través Acosol, que se encarga de gestionar la totalidad del servicio». Pese a ello, se ha establecido con los ayuntamientos una vía de comunicación constante con el fin de agilizar el servicio y la información que van a recibir los usuarios en tiempo real, consiguiendo así un sistema de respuesta inmediata.

Asimismo, estas embarcaciones pondrán «un especial empeño» en el análisis de las aguas, especialmente en aquellos puntos cercanos a los emisarios submarinos. Estos datos serán analizados y se podrán establecer estrategias y desarrollar técnicas que garanticen la mejor calidad posible para las aguas del litoral de la Costa del Sol.

El coste total del servicio es de 380.000 euros, y se presta todos los días en horario de diez de la mañana a seis de la tarde. Sin embargo, el cuidado del litoral malagueño es una tarea de la que todos debemos ser partícipes.

Para evitar su contaminación, debemos acabar con la costumbre aún extendida de echar el aceite de la freidora por el fregadero o el inodoro. Aproximadamente ocho de cada diez litros acaban en el desagüe. En esta misma línea, utilizar el váter como una papelera, arrojando al mismo toallitas o cualquier otro elemento no biodegradable, acaba por taponar las distintas redes de saneamiento que cubren la zona.

Fotos

Vídeos