Procesan al expresidente del Xerez por blanqueo en una pieza separada del 'caso Malaya'

José María Gil Salgado y el que fuera propietario de la entidad, Luis Oliver, se enfrentan a dos años y nueve meses de prisión por la compra del club

EFE MARBELLA.

El fiscal de la Audiencia de Málaga ha solicitado dos años y nueve meses de prisión junto a una multa de más de dos millones y medio de euros para el expresidente del Xerez, José María Gil Silgado, y quien fue propietario de la entidad deportiva, Luis Oliver Albesa . Ambos serán juzgados hoy en la Audiencia provincial por un delito de blanqueo de capitales en una pieza separada del caso Malaya en relación con la compra del club.

Anticorrupción explica en su relato que el exasesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, Juan Antonio Roca, acometió inversiones en distintos ámbitos económicos (hotelero, ganadero, agrícola e inmobiliario), utilizando fondos que había obtenido de la actividad delictiva mientras estuvo vinculado al consistorio y sus sociedades municipales.

Roca, ampliando su «ámbito de negocios», se propuso invertir en el sector deportivo y fijó su interés en el Xerez, lo que llevó a cabo en distintas operaciones. Él mismo reconoció la compra en 2002 del 50% del Xerez Club Deportivo, aunque negó que los fondos con los que adquirió las participaciones del equipo de fútbol tuvieran un origen ilícito.

Lo hizo, tal y como él mismo aclaró, como inversión económica ante su posible subida a Primera División, aunque finalmente la operación no fue rentable porque el equipo no ascendió. Para el fiscal, Roca «contó con la necesaria colaboración de Gil Silgado y Oliver Albesa», y añade que estos eran «plenamente conscientes de sus problemas con la justicia» y colaboraban en la ocultación de fondos adquiridos ilegalmente. Por último, el fiscal destaca que Gil Silgado se dedicaba a la especulación inmobiliaria y desarrollaba gran parte de su actividad en Marbella.

Fotos

Vídeos