El presupuesto incluirá una partida para los trabajos de urgencia necesarios en el Trapiche del Prado

Vista del Trapiche del Prado, antiguo ingenio azucarero situado en el norte de la ciudad. :: josele-lanza/
Vista del Trapiche del Prado, antiguo ingenio azucarero situado en el norte de la ciudad. :: josele-lanza

El Ayuntamiento ya ha firmado el contrato para la redacción del proyecto de primeros auxilios, adjudicado al arquitecto Rafael del Pozo

NIEVES CASTRO MARBELLA.

La suerte del Trapiche del Prado se antoja hoy un poco menos negra. Según ha podido confirmar SUR, los presupuestos municipales para 2018 incluirán una partida específica de 150.000 euros para ejecutar trabajos de urgencia necesarios para frenar el deterioro del inmueble, vestigio de la pujante industria azucarera que existió en Marbella durante los siglos XVII, XVIII y XIX. Las intervenciones que se proponen para apuntalar su estado de ruina se detallarán en un documento sobre el que ya trabaja el arquitecto Rafael del Pozo.

La delegación de Cultura, Educación y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Marbella ya ha contratado la redacción del proyecto en cuestión por algo más de 2.000 euros. Según los plazos estimados, el proyecto estaría concluido a finales de mes para ser visado por Obras y posteriormente ratificado por la delegación territorial de la Consejería de Cultura. El objetivo es que con este último visto bueno las obras de urgencia puedan licitarse y ejecutarse a lo largo de 2018, una vez aprobado el presupuesto municipal y previa solicitud de una intervención arqueológica de control de los trabajos.

La partida específica de 150.000 euros consignada en los presupuestos -que inician esta semana su tramitación para la aprobación inicial- tendrá una doble finalidad: sufragar la ejecución de las intervenciones de urgencia en el inmueble y contratar la elaboración de una Ficha de Diagnóstico del edificio. La responsable de Cultura, Educación y Patrimonio Histórico de Marbella, Carmen Díaz, subraya la importancia de este último documento que se contratará una vez se inicien los trabajos de urgencia y que «servirá de guía especializada» para marcar los pasos que, en una segunda fase, debe seguir el Ayuntamiento para la recuperación total del Trapiche del Prado.

Reunión con el arquitecto

El antiguo ingenio azucarero, localizado a dos kilómetros al norte del centro histórico de Marbella, es un Bien de Catalogación General cuyo estado de ruina es más que evidente. Machacado por las últimas tormentas, está incluido en la Lista Roja del Patrimonio. En abril de 2016 surgió una plataforma integrada por ciudadanos y colectivos para su recuperación. El arquitecto que redacta el proyecto de urgencia esbozó las intervenciones que se llevarán a cabo en una reunión celebrada hace 10 días con miembros de dicha plataforma y representantes municipales. Por el Ayuntamiento acudieron Díaz como responsable de Cultura de Marbella y Juan Carlos García, de la Unidad Técnica de Promoción Cultural. En representación de la plataforma estuvieron presentes Catalina Urbaneja y Javier Soto de la Asociación para la Defensa del Patrimonio, Cilniana; Fabiola Mora en representación de la Asociación Marbella Activa, y la profesora de Historia Moderna y Contemporánea en la UMA Lucía Prieto, miembro muy destacado de la plataforma pro Trapiche por haber investigado a fondo sus singularidades.

Según explicó el redactor del proyecto, los trabajos que serán necesarios acometer pasan por el desbroce de la vegetación y la tala de árboles que inundan el espacio. En concreto se eliminará el ejemplar que se sitúa sobre el muro de la rueda hidráulica; el que hay en el interior de la cocina y el que ocupa el arranque de la rampa que rodea la molienda de mulas. Se recuperarán asimismo las catas arqueológicas realizadas en 2008, una vez estudiado su estado mediante la utilización de drones, y se evaluarán las lesiones del edificio a fin de establecer un orden de prioridad. Está previsto apuntalar elementos estructurales amenazados, como un paramento de la esquina sur que se levanta sobre la roca, y se sustituirá el vallado del edificio por otro perimetral consistente en un muro de gavones -una estructura no cimentada, integrada por elementos desmontables y reutilizables-. Esta valla cerrará toda la parcela, cegando la entrada actual por el Arco de la Tajea y permitiendo un acceso por el lado Sur que da al camino llamado del Chorradero. El objetivo de habilitar esta entrada es molestar lo menos posible a los vecinos una vez comiencen los trabajos.

El Trapiche del Prado es un referente único en su género al conservar un importante alzado y las salas en las que se realizaba la fabricación de azúcar en la época preindustrial, desde la molienda y el prensado, hasta las cocinas y el refinado. Las referencias más antiguas de este Trapiche se remontan a 1644.

Fotos

Vídeos