La presa se llena a las puertas de la temporada alta

Imagen que presenta estos días La Concepción, por encima del 90% de su capacidad de almacenaje. /Josele-Lanza -
Imagen que presenta estos días La Concepción, por encima del 90% de su capacidad de almacenaje. / Josele-Lanza -

La Costa encara la época de mayor consumo con las reservas al máximo y con el pantano, de nuevo, tirando agua al mar

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

marbella. En siete días dará comienzo la Semana Santa, la primera gran cita para el turismo y la Costa del Sol recibe a los primeros visitantes de este avance de la temporada alta con las reservas de agua al máximo. Una noticia de relevancia si se tiene en cuenta que hasta hace apenas un mes la provincia de Málaga estaba amenazada por las medidas que se pudieran imponer de la mano del decreto de sequía que preparaba la Junta de Andalucía y que, según anunciaba hace unos días, queda congelado por el aumento de las reservas hídricas. El pantano de La Concepción, ubicado entre Marbella e Istán y del que beben once municipios de la Costa occidental (Marbella, Estepona, Manilva, Ojén, Istán, Casares, Benahavís, Mijas, Fuengirola, Benalmádena y Torremolinos), se encuentra al 94% de su capacidad de almacenamiento, lo que obligaba este viernes a la Junta a abrir las esclusas para empezar a desaguar debido a los niveles pero además por la previsión de lluvias para este fin de semana.

Con el nivel actual de reservas la Costa se garantiza el consumo para cubrir toda la temporada de verano aunque no siguiera lloviendo. Desde el inicio del año hidrológico en octubre pasado han caído en la zona 497,3 litros por metro cuadrado, una cantidad de lluvia inferior a la que se registraba en estas mismas fechas del año pasado, cuando el acumulado de precipitaciones alcanzaba los 624,30. La particularidad de este año es que buena parte del agua recogida ha caído concentrada en un corto periodo de tiempo. En otros puntos de la provincia, como la Axarquía, donde la sequía se sufre con especial dureza, el pantano de La Viñuela ha conseguido salir de la situación de emergencia por el incremento de las reservas.

La tierra es agradecida. Después de muchos meses de escasez, sólo tres semanas de lluvias copiosas han dejado hasta 511 litros por metro cuadrado en puntos como el curso alto del río Guadiaro, frontera natural entre las provincias de Málaga y Cádiz. Pero también más de 466 l/m2 en Pujerra, en la Serranía de Ronda; y por encima de los 400 en Los Reales, en la sierra de Estepona. Estas cantidades han permitido recargar los manantiales y llenar los cauces de ríos y arroyos. Ese agua es la que está llenando los embalses de la provincia, que han recuperado unos 120 hectómetros cúbicos.

Los manantiales y fuentes naturales son estos días un gran atractivo turísticoLas tres semanas de lluvias han dejado hasta 500 litros en algunos puntos del interior

El caudal actual en el Guadalhorce, el Verde, el Guaro, el Genal y sus afluentes hace prever que las reservas seguirán creciendo en los próximos días. Además, las fuentes y manantiales se han convertido estos días en un espectáculo de la Naturaleza que atrae a cientos de visitantes hasta los vistosos parajes donde brota en la provincia.

El pantano de La Concepción se nutre fundamentalmente del curso procedente del río Verde, si bien desde el año 1995 también recibe los aportes de tres caudalosos afluentes: Guadalmina, Guadalmansa y Guadaiza, que proporcionan una aportación media del orden del 60% de la que llega desde el grifo principal. La presa tiene la particularidad, debido a sus reducidas dimensiones, de que es capaz de vaciarse casi con la misma facilitad que se llena. De hecho, en los últimos 20 días ha pasado de estar a la mitad de su capacidad a superar el 94%, lo que finalmente obligó a la apertura de las esclusas para hacer un desagüe de seguridad el pasado viernes, ante la previsión de fuertes lluvias durante el fin de semana. Hace un par de semanas se tomó la decisión de la apertura de los aliviaderos del río Guadaiza, debido al gran caudal que acumulaba. Posteriormente, volvieron a cerrarse para evitar que desde este cauce se siga aportando a la presa llena. El trasvase desde los tres afluentes es un seguro en épocas de sequía, cuando el Verde no alcanza el caudal necesario. Pero cuando llueve intensamente, como ocurre ahora, es necesario reducir los aportes para no saturarla.

Construida en 1972, la presa es a día de hoy una de las más pequeñas de la provincia (sólo tiene capacidad para 62 hectómetros cúbicos), y ello a pesar de que es la que más agua recibe, incluso en ciclos secos. El proyecto para su recrecimiento quedó en punto muerto con la crisis y todavía no se ha retomado. Tampoco se ha actuado en otra obra anunciada por la Junta en agosto pasado destinada a poder aprovechar los excedentes de río Verde y La Concepción en pantanos de Málaga y el Guadalhorce mediante un baipás entre las conducciones de abastecimiento. Una intervención con un coste de unos 30 millones de euros.

Axarquía

El nacimiento del río Guaro es el principal aporte de la cuenca del Vélez. Está en la aldea del mismo nombre, en el municipio de Periana. Tras las fuertes precipitaciones presenta una imagen envidiable. Del pie de la sierra sale un caudaloso río que atraviesa la aldea con dirección al embalse. El Guaro recibe aguas de sus afluentes -el Sabar, el Benamargosa y el Salia- durante su recorrido hasta el mayor pantano de la provincia. En años muy lluviosos sale con tanto caudal que los vecinos se han visto obligados a tener que colocar sacos terreros para evitar que se desborde ya en su nacimiento.

El embalse de La Viñuela (que comparte nombre con el municipio) tiene 165,4 hectómetros cúbicos de capacidad, el mayor de la provincia. Además, cuenta con otras ocho presas menores, construidas para captar las avenidas de otros tantos cauces que le suministran (La Cueva, Solano, Seco, Alcaucín, Bermuza, Almanchares, Granados y Rubite). Se trata de afluentes al Guaro por ambos márgenes, además del arroyo de la Madre, cuya cuenca se ha incorporado artificialmente al Almanchares. La presa no se empezó a construir hasta el 22 de octubre de 1982 y se terminó en 1989, aunque el pantano no se llenó completamente por primera vez hasta el año 1998. Está a 230 metros sobre el nivel del mar, tiene 90 metros de profundidad y ocupa una superficie de 565 hectáreas.

Guadalhorce

Una de las fuentes principales con las que se abastece gran parte de la capital malagueña y la comarca del mismo nombre está canalizada por la mano del hombre. El río Guadalhorce, que emana de la sierra de San Jorge, en Villanueva del Trabuco, alimenta la conocida como Fuente de los Cien caños, una construcción con fines monumentales compuesta, en realidad, por 101 conductos. El monumento es el principal reclamo turístico de la zona, donde cientos de visitantes acuden cada fin de semana, especialmente ahora que el agua vuelve a brotar con intensidad. Cuenta con una zona de recreo en su entorno.

El Guadalhorce es el río más caudaloso de la provincia y alimenta el sistema de embalses integrado por el Guadalhorce, el Conde de Guadalhorce y el Guadalteba. Discurre por doce municipios a lo largo de sus 166 kilómetros de distancia, entre los que se encuentra el Desfiladero de los Gaitanes, donde está el Caminito del Rey.

Serranía de Ronda

En la Serranía de Ronda hay numerosos cursos que se aprovechan y que se pueden visitar estos días. En Cuevas del Becerro se localiza el Nacimiento, situado a las afueras del municipio de la comarca del Guadalteba. El agua brota de las piedras, dando lugar a un gran espectáculo natural, sobre todo en épocas de abundancia como esta. Desde el Nacimiento, el río Cuevas atraviesa el pueblo y desemboca en el Guadalteba. Abastece a la presa homónima y riega las huertas serranas.

El río Genal nace en Igualeja, en un lugar declarado Monumento Natural y Rincón Singular de la provincia. Da nombre al Valle del Genal, compuesto por 15 pequeños pueblos. Sus aguas, más abundantes tras estas precipitaciones y dedicadas principalmente al riego, desembocan en el río Guadiaro, en San Martín del Tesorillo, dependiente del municipio gaditano de Jimena de la Frontera. Antes, ofrecen bellos paisajes y numerosas pozas en verano para el disfrute del baño.

A partir del lunes ya no se esperan lluvias de importancia, pero el espectáculo de la Naturaleza que suponen las fuentes y manantiales se mantendrá todavía vivo durante varias semanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos