Manuel Castillo: «La prensa local es la mejor herramienta de los ciudadanos para controlar el poder»

Manuel Castillo, durante su intervención en el almuerzo del CIT en el Hotel Meliá Don Pepe. /Josele-Lanza -
Manuel Castillo, durante su intervención en el almuerzo del CIT en el Hotel Meliá Don Pepe. / Josele-Lanza -

El director de SUR defiende que una sociedad sin periodismo «está condenada a la desinformación, a la manipulación y a la pérdida de libertad»

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

«Imaginen por un momento una sociedad sin prensa. Imaginen que al levantarse no pudieran tener en su móvil, en su tablet o en papel la noticias del día. Imaginen que toda la información fuese oficial o interesada, que saliera de los gabinetes de prensa de los ayuntamientos, los gobiernos autonómicos, el Gobierno central, los partidos políticos, las grandes empresas eléctricas, bancos o tecnológicas. ¿Habríamos conocido tantos casos de corrupción?, ¿habríamos podido luchar como sociedad contra tantos abusos?, ¿seguirían existiendo las cláusulas suelo?».

El escenario descrito por el director de SUR, Manuel Castillo, en el arranque de su intervención ante el auditorio reunido en el almuerzo mensual del CIT Marbella llamaba a la reflexión. Con intención. En plena era del bombardeo informativo en la red, de la llamada posverdad, sólo un periodismo de calidad, independiente y que genere conciencia crítica frente a los poderes públicos, económicos y políticos garantiza una información veraz. «Nosotros, la prensa, no tenemos que ser un poder, sino estar frente a él para que los ciudadanos podamos saber qué se cuece en nuestras instituciones, por qué, cómo, dónde y cuándo». «Una sociedad sin prensa está condenada a la desinformación, a la manipulación y después, a la pérdida de libertad», expuso Castillo.

«Nunca se ha hecho tanto y tan buen periodismo como ahora. El problema es de modelo de negocio»

La confianza, la lealtad y sobre todo la tolerancia –concepto que el ponente ligó a la felicidad– deben definir, en opinión del director de SUR, el buen periodismo entre «tanta abundancia informativa». Yahí el papel de la prensa local, la más cercana, es fundamental. «El gran papel de la prensa y de periódicos como SUR es que tenemos denominación de origen y ofrecemos una trazabilidad de la noticia. Podemos equivocarnos –dijo– pero nunca mentiremos ni manipularemos». «En el ADNd el periodismo está contrastar la noticia, consultar las fuentes, responsabilizarnos, con nuestra firma, con nuestra fotografía y con nuestra cabecera de lo que escribimos. Esa es la mayor garantía».

Manuel Castillo defiende un periodismo que trabaje para que el ciudadano tenga toda la información para tomar decisiones pero, al mismo tiempo, «que no sea neutral ni equidistante. Que tome partido». En este punto, citó el caso del tren litoral hasta Marbella yEstepona, defendiendo la postura clara del diario frente a las posibilidades del proyecto. «Un destino basado en la excelencia debe aspirar siempre a la excelencia. En sus servicios, en sus infraestructuras. Por eso no nos gusta la prolongación del Cercanías y preferimos la alta velocidad, o la velocidad alta, o las altas prestaciones, como se le quiera llamar. Y conectados al aeropuerto y al resto de los grandes destinos de Andalucía y Madrid. Eso es no ser neutral».

«Marbella necesita salir del abandono en infraestructuras al que ha estado sometida»

La marca Marbella sigue siendo imbatible, sobre todo fuera de las fronteras de España. Una marca ligada durante años a la exclusividad y a la calidad. Yuna ciudad que, sin embargo, «no siempre ha sido bien tratada». El director de SUR, Manuel Castillo, llamó ayer desde la tribuna del almuerzo organizado por el CITMarbella a la consolidación de la ciudad como sinónimo de excelencia y calidad. Una labor que exige, expuso, «trabajar en el servicio, en las infraestructuras, en los equipamientos, en el transporte y también, después de la llamada de atención de los últimos años, en el tipo de turista y residente que se desea». Castillo abogó por una Marbella para vivir pero también para trabajar, «y por ello es tan importante pensar en Marbella también como destino empresarial y, por qué no, como un enclave tecnológico del sur de Europa».

A ese despegue deben contribuir, en opinión del director de SUR, las administraciones, con un plan especial que venga a cubrir las necesidades que presenta la ciudad en materia de infraestructuras por la deuda de los gobiernos de España y Andalucía. «Las administraciones tienen una deuda histórica que es preciso saldar. Y se salda con excelencia, con la conexión ferroviaria, con el fin de la inseguridad jurídica a través de un Plan General de Ordenación Urbana que responda a esos requisitos de excelencia y que no colapse la inversión», expuso.

Seguridad jurídica, fiscal y urbanística, junto a la dotación de las infraestructuras pendientes, son, en palabras de Manuel Castillo, las claves para que la ciudad avance en la senda de la excelencia manteniendo asociado su nombre a un concepto imbatible: «es uno de los mejores lugares del mundo para vivir».

Para el director de SUR, la receta para elaborar una buena información tiene ingredientes muy claros: el compromiso con la verdad, el rigor, la independencia, la defensa de los valores constitucionales y mucha tolerancia». Esa tolerancia que se echa en falta, frente a las ideas de los demás, en las redes sociales. Sobre ello abundó en su intervención el periodista, que defendió la postura de SUR por decir, de entrada, sobre temas: «Vamos a debatirlo, sin prejuicios, frente a quienes dicen, de entrada: no».

Es esa falta de tolerancia con la que algunos han encontrado hueco en las redes. «El nuevo matón está en las redes sociales. Si hablamos de acoso escolar y laboral hay que empezar a hablar de acoso social. Porque uno de los grandes problemas de estos tiempos es la falta de tolerancia frente a las ideas de los demás». El ponente, que fue presentado por el presidente del CITMarbella, Juan José González, incidió en «lo difícil que es hacerse oír, porque hoy lo heroico –dijo– es resistirse a lo políticamente correcto, a la minoría ruidosa».

Ante este escenario –planteó Castillo– ¿está el periodismo en crisis? «No hay crisis del periodismo, hay crisis del modelo de empresas periodísticas. Nunca se ha hecho tanto y tan buen periodismo como ahora», explicó. «El problema es de modelo de negocio, de cómo mantener nuestras estructuras y nuestras redacciones» cuando al bajar las ventas de periódicos en papel, bajan los ingresos por venta de ejemplares y los de publicidad.

Muro de pago en la web

Y ello ante una prensa digital que avanza pero que no es capaz de compensar esa caída de ingresos. «Tenemos más lectores que nunca pero eso no nos sirve de nada», explicó. Para hacer frente a esta situación, SUR tiene previsto activar en el mes de octubre un muro de pago en su página web. «Un sistema no cerrado de pago para la web, de modo que habrá que tener una suscripción para tener acceso ilimitado a todos los contenidos», avanzó el director del diario.

En el panorama actual de los medios, una certeza: «La prensa local, pegada al terreno, conectada a su comunidad, tiene futuro, mucho futuro», defendió. Una prensa local que, lejos de buscar usuarios, trabaje, como SUR, por conseguir lectores «compañeros, amigos, comprometidos con intereses comunes: mejorar la sociedad en la que vivimos». El reto, para todos, está claro, apuntó Castillo: «Cómo conseguir que nuestros lectores se den cuenta de que no pagan por noticias sino que pagan por mantener un medio que les va a contar la verdad, que va a defender sus intereses. Son la credibilidad y la confianza nuestro patrimonio y por lo que nuestros lectores van a pagar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos