Los populares denuncian falta de seguridad en el Puerto Deportivo

Imagen nocturna del Puerto. :: SUR/
Imagen nocturna del Puerto. :: SUR

Alcalá exige reforzar la vigilancia para evitar que se produzcan robos en la zona y alerta sobre la ausencia de servicios

PABLO COLLANTES MARBELLA.

El Puerto Deportivo vive durante estos meses un goteo incesante de visitantes y turistas convirtiéndose en uno de los principales centros de ocio de la ciudad. Sin embargo, a ojos del principal grupo de la oposición, sus instalaciones parecen estar pasando por un mal momento. El portavoz del grupo municipal popular, Carlos Alcalá, aseguró ayer que la dirección del recinto «va de mal en peor» y exigió al tripartito la toma urgente de medidas para poner fin a los problemas acontecidos durante los últimos meses.

El más significativo de todos tiene que ver con la seguridad del embarcadero. Según el concejal del PP, desde que la seguridad del Puerto Deportivo se privatizase el pasado año, con un presupuesto de inversión superior a los 185.000 euros por un plazo de dos años prorrogables, la situación de inseguridad se ha agravado y los hurtos se suceden». Concretamente, el edil ha hecho referencia al robo de hace tan solo unas semanas en el que se sustrajeron un total de 1.100 euros de unas dependencias municipales ubicadas dentro del recinto.

Por el momento, se desconoce qué ocurrió con ese dinero. «El Puerto Deportivo contaba anteriormente con la supervisión permanente de la Policía Local, mientras que ahora un único guardia de seguridad se encarga de perimetrar todo el muelle», explicó Alcalá. La formación municipal alertó, además, de la situación de «acoso» que denuncian vivir los empresarios por parte de la dirección portuaria.

Los populares sacan a la palestra el robo de 1.100 euros acontecido hace un par de semanas en el interior del recinto

De este modo, el concejal explicó que son los propios comerciantes los que ven «desprotegidos sus intereses y los de aquellos que han arrendado los locales del recinto y pagan sus cuotas por las terrazas», explicó el concejal. «No hay marinero de noche, ni luces en los pasillos, ni se hace ninguna de las obras y actuaciones que se anuncian como previstas en los presupuestos tanto de este como del anterior años», señaló.

No solo la seguridad parece estar en entredicho en el recinto. El portavoz popular criticó la «pésima gestión de la gasolinera del Puerto», cuyo contrato con el arrendatario se rompió para municipalizar sus servicios y gestionarla de manera directa. Desde entonces, critican, el surtidor suma «más de un mes y medio sin combustible», teniendo en cuenta el cúmulo de días en los que las embarcaciones no han podido repostar. «La situación es intolerable, ya que muchos usuarios se han visto obligados a repostar en otros puertos o incluso hacerlo con bidones, una práctica que actualmente está prohibida», subrayó el edil.

Tales reivindicaciones coinciden en el tiempo con la renovación de las certificaciones de calidad que hace tan solo unas semanas concedía la empresa OCA que avaló los sistemas de gestión de calidad y el compromiso medioambiental de sus instalaciones. El director de dicha entidad, David Lao, señaló que las certificaciones «respaldan el esfuerzo que se realiza día a día».

En suma a estas protestas, Alcalá se refirió al «mal estado del litoral», argumentando su falta de limpieza así como la demora que arrastra el Plan de Playas, presentado «tarde» por el actual equipo de gobierno, lo que ha provocado que aún queden plataformas de acceso a minusválidos por montar, o que los centros lúdicos de San Pedro y La Bajadilla estén aún por adjudicar.

Además, la agrupación municipal insistió una vez en la regularización de los «numerosos vertederos ilegales» que aún hoy siguen funcionando en la ciudad. De este modo, el concejal se refirió a Marbella como «un gran vertedero» y acusó al Ayuntamiento de su desinterés por frenar la actividad de los basureros de Las Chapas o Nueva Andalucía, entre otros. La situación, sostienen, se agrava debido a que el Consistorio utiliza dos parcelas de manera ilegal para acopiar vertederos vegetales, actuaciones que ya han sido puestas en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza con anterioridad. «Confiamos en que el cierre de las parcelas sea inminente», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos