El policía futbolero de El Ángel

Niños en plena sesión de entrenamiento.
Niños en plena sesión de entrenamiento. / SUR

'Freddy', agente municipal y entrenador del club Atlético Marbellí, busca financiación para que menores con pocos recursos se formen a través del deporte rey

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

Su historia es rara y entrañable a partes iguales, por eso merece ser contada y apoyada. Cuando Alfredo Gil Gómez, 'Freddy', como le conocen familiares, amigos y compañeros, se despoja de su uniforme de policía local se enfunda en el atuendo de entrenador del Club Atlético Marbellí. Al conjunto, incluida a su escuela de fútbol para niños, le dedica todas las horas posibles. En 2015 empezó a desviar hacia ella a menores de El Ángel, barrio donde está destacado como agente municipal. Su objetivo: que se formaran no sólo en el plano futbolístico, sino también en lo personal gracias a los valores que se trasmiten dentro de un campo de juego. Cuenta que muchos de estos niños proceden de familias con muy pocos recursos, algunos incluso de entornos desestructurados, por lo que no dudó ni un sólo segundo en salir a cazar inversión suficiente para pagar los gastos derivados del ingreso de los chavales en la escuela deportiva.

Desde primera hora, el apoyo del Club Rotary Internacional de Marbella fue clave para abonar los múltiples gastos del bautismo deportivo de estos niños. Esta red de benefactores abona desde la cuota a los seguros médicos o la equipación de los pupilos desde que 'Freddy' empezara a reclutar a los menores que daban patadas en la calle con más afición que técnica. Tal ha sido el apoyo de los rotarios que el Atlético Marbellí reconoció su ayuda con la entrega de una placa durante la última fiesta de final de temporada, celebrada en El Fuerte de Nagüeles el pasado 18 de junio.

«En el ejercicio de mis funciones como policía conocí a un grupo de chicos que se pasaba todo el día jugando al fútbol en unas pistas que dejan mucho que desear», explica sobre la primera hornada de pupilos. Tras éstos llegaron otros. Un total de 15 niños de entre 10 y 18 años, vecinos de este humilde barrio de la ciudad, han ingresado en la escuela de fútbol del Atlético Marbellí, club fundado por el empresario José Fernández Bueno y del que salieron a la postre míticos jugadores como Salvador Gil Machuca, 'Moñi', padre del policía futbolero de El Ángel.

El club busca una solución para cubrir los trayectos que hacen los menores para entrenar en el Serrano Lima

Para la nueva temporada que se retoma tras el parón veraniego, el club busca una solución para cubrir los trayectos de ida y vuelta que los menores deben afrontar para entrenar en el Complejo Deportivo Serrano Lima. 'Freddy' ajusta calculadora en mano la suma que las familias se tienen que dejar en autobuses: 360 euros al año. Asegura que muchas de ellas no pueden asumir tal dispendio y aunque pudieran el horario del último autobús es incompatible con el pitido que pone punto final a los entrenamientos. «Los autobuses de vuelta a la colonia terminan a las 20.40 horas, pero algunos chicos finalizan incluso a las once de la noche. ¿Solución? Directivos y entrenadores nos prestamos a llevarlos en nuestros vehículos cada noche. Pero no siempre podemos, a veces no disponemos de coches suficientes, otras veces no nos dicen que les llevemos porque les da vergüenza y vuelven andando a El Ángel por autovía, carreteras y urbanizaciones, a altas horas de la madrugada. Esto no lo podemos consentir», afirma con indignación el entrenador. 'Freddy' reconoce que aunque esta situación no afecta a todos los niños del barrio, pues algunos pertenecen a familias con más medios, sí es una situación generalizada entre la mayoría.

Buenos hábitos

En la búsqueda de soluciones el club solicitó la complicidad del Ayuntamiento de Marbella para pedir a Avanza, que gestiona las líneas de autobuses urbanos, una extensión del horario, al que la empresa no ha accedido de momento. «Yo le trasladé la inquietud del club al Grupo Avanza mediante un escrito en el que expuse la necesidad de ampliar el horario del último autobús a El Ángel, pero no ha dado respuesta», explica a SUR la concejala de Derechos Sociales, Victoria Morales. Por otro lado, la edil insta a las familias que lo necesiten a que se acojan a las ayudas económicas existentes en la delegación municipal de Derechos Sociales para cubrir necesidades básicas como son los desplazamientos, aunque sea sólo para los viajes de ida. Hay ayudas económicas a partir de 266 euros mensuales por seis meses o por un año, que se conceden a criterio de los trabajadores sociales.

La prioridad del club de fútbol es encontrar una solución para salvar la situación del transporte y seguir sumando apoyos económicos para cubrir la formación futbolística de los menores que lo precisen. Aunque los rotarios no son los únicos benefactores, sí son los más importantes, pues donan al año 2.000 euros, lo que equivale a la cuota de 10 niños. El montante de los otros cinco jugadores lo asume el club, que incluso se ha visto en la necesidad recientemente de «pedir un préstamo para cubrir esos gastos». Una aportación que, asegura este policía, era necesaria, «porque si los niños no vienen a entrenar, al final se pasan todo el día en la calle gamberreando, lo sé porque yo lo vivo con ellos». El entrenador habla de la transformación que han sufrido con trabajo y disciplina. «Parecerá una tontería -cuenta a modo de anécdota- pero muchos han cogido el hábito de la ducha de tanto obligarles para montarlos en mi coche y llevarles a casa».

Fotos

Vídeos