La polémica por el sacrificio de animales se instala en Marbella

Perro abandonando andando por la calzada. :: sur/
Perro abandonando andando por la calzada. :: sur

Los ciudadanos en las redes y los partidos de la oposición a golpe de comunicados critican la autorización para el sacrificio de mascotas

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El pliego que ha sacado el Ayuntamiento de Marbella para la contratación de una empresa que preste el servicio de traslado y mantenimiento de animales abandonados y perdidos del municipio ha revolucionado las redes sociales y ha fracturado la calma tensa en la que conviven los partidos en la Casona de la Plaza de los Naranjos. Izquierda Unida destapó la caja de los truenos. El grupo criticó este miércoles que el referido contrato, además de suponer la privatización de un servicio público, abre la puerta al sacrificio masivo de animales pasados 10 días desde su recogida. La denuncia corrió como la pólvora por las redes sociales, donde numerosos ciudadanos compartieron la información y la criticaron. El PSOE se sumó ayer a esta corriente crítica y reivindicó una Marbella libre de sacrificios.

El concejal de Sanidad, Carlos Alcalá, afirmó que el Ayuntamiento no ha dado luz verde a ningún contrato nuevo y censuró las manifestaciones vertidas al respecto por sus adversarios políticos. «Las manifestaciones de IU son inciertas ya que el servicio (que incluye la recogida de animales fallecidos) lleva prestándose desde hace más de una década y funcionaba también cuando esta formación era parte del Ejecutivo local y firmaban los contratos sus socias de Gobierno, las socialistas Ana González (2016) y Ana Leschiera (2017)».

Señaló que el tratamiento que fija el pliego referente a los animales abandonados/ perdidos y muertos es el mismo que rige en el municipio desde hace 12 años, y sostuvo que la única diferencia es que ambos servicios, que se tramitaban como dos contratos menores, se han fundido ahora en uno solo (mayor) para cumplir con la legislación actual. «No existe un servicio nuevo, sólo cambia el tipo de contrato, ya que el contenido es el mismo», aseguró el concejal de Sanidad, que ahondó en la necesidad de que el Ayuntamiento preste un servicio de recogida de animales vagabundos y abandonados a través de una empresa especializada, ya que la Triple A solo acoge perros, gatos, hurones y cerdos.

El concejal de Sanidad asegura que el contenido del contrato es el mismo desde hace 12 años

En concreto, el punto que mayor discordia ha suscitado entre la opinión pública es el 3.3.4 concerniente al sacrificio de las mascotas vivas recuperadas, y que dice: «Los animales recogidos y no reclamados ni cedidos en adopción en los plazos señalados anteriormente serán valorados si, por sus características sanitarias y etológicas se mantiene en el programa de adopción, o si se procede a su eutanasia». El plazo marcado es de un máximo de 10 días.

Ley andaluza

Alcalá manifestó que el contrato recoge lo que marca la ley andaluza sobre animales, la cual establece que son los Consistorios a los que les corresponde la recogida y transporte de los mismos, debiendo hacerse cargo de ellos hasta que sean cedidos y, en último caso, sacrificados, por lo que, según el edil, esta medida es de último recurso y muy rara vez se produce.

La que fuera concejala de Sanidad del tripartito, la edil socialista Ana Leschiera, señaló que el pliego que está en fase de adjudicación es «inaceptable» a tenor de los puntos que hablan explícitamente de sacrificio. «Una Marbella moderna y de progreso no puede permitirse que su imagen sea relacionada con la barbarie que el PP pretende llevar a cabo con esta nueva privatización», afirmó la edil. La concejala socialista señaló que los avances para frenar el número de sacrificios de animales se deben a la encomiable labor de protectoras, veterinarios, voluntarios y donantes e instó a que la administración local coopere con la labor que estos colectivos desarrollan en defensa de la ley de protección animal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos