El pleno de Marbella aprueba destinar los 11,1 millones de euros de remanente a obras y suministros

El concejal de Hacienda, Manuel Osorio, durante su intervención en el pleno. :: josele-lanza/
El concejal de Hacienda, Manuel Osorio, durante su intervención en el pleno. :: josele-lanza

El equipo de gobierno asigna, con la abstención de la oposición, 5,6 millones de euros a la ejecución de proyectos en el término municipal

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Ayuntamiento de Marbella aprobó ayer en sesión extraordinaria y urgente, con la abstención de la oposición, el destino de los 11,1 millones de euros de superávit presupuestario de 2016. Sólo 5,6 millones de euros de este remanente dejado por el gobierno tripartito irá a parar a obras. El resto se destinará a la compra de suministros. La oposición integrada por PSOE, IU y CSSP habló de desproporcionalidad en el reparto territorial de las inversiones, olvido de proyectos importantes y falta de participación a la hora de decidir qué obras son las que se ejecutarán dentro del llamado Plan de Inversiones Sostenibles. El concejal de Hacienda, Manuel Osorio, subrayó que el destino de las inversiones «no puede ser más diseminado», al tiempo que defendió la necesidad y utilidad de los proyectos contemplados, que dan respuesta, dijo, a las demandas de los ciudadanos.

El edil de Hacienda indicó que la reducción del plazo medio de pago a proveedores en el último mes y medio ha permitido que se pueda dar luz verde a este plan de inversiones, integrado por una treintena de actuaciones «muy diversas». Al respecto, apuntó que la legislación marca el destino del superávit, que en primer lugar debe destinarse a facturas de ejercicios anteriores, en segundo lugar a la deuda financiera, que este Ayuntamiento ya no tiene, y por último, a inversiones sostenibles, que también están, afirmó, «muy tasadas». A pesar de ello, Osorio señaló que el plan de inversiones previsto «da respuesta a las demandadas de la ciudadanía, algunas de ellas históricas». Es el caso del soterramiento de la línea de alta tensión de Xarblanca -cuyo proyecto elaboró el gobierno anterior, según recordó la concejala del PSOE y anterior edil de Obras del tripartito, Blanca Fernández-. Asimismo, según la enumeración reportada por el responsable de Hacienda, el superávit destinado a obras contempla una decena de actuaciones para la mejora de la vía pública en todos los distritos, aunque no dio más detalle.

Por otra parte, indicó que se adquirirá maquinaria para cubrir necesidades en diferentes áreas del Ayuntamiento -una retroexcavadora, fregadoras industriales, máquina para residuos sólidos urbanos, aspiradoras e islas hidráulicas-. Explicó asimismo que parte del remanente se destinará a la puesta en marcha de medidas de ahorro energético y optimización de las luminarias en las calles y en edificios municipales, para cambiar las instalaciones eléctricas y de aire acondicionado y adquirir suministro informático y licencias de programas para potenciar el Sistema de Información Territorial del Ayuntamiento de Marbella. Otras partidas se destinarán a la reforma de la tercera planta de la Casa Consistorial con el objetivo de ganar espacio y a la instalación de un sistema de audio y videoactas en el salón de plenos.

Por último, el edil avanzó que se destinarán partidas a la instalación y puesta en marcha de un sistema de cámaras en distintos puntos para el control del tráfico en el municipio, así como a la apertura de una oficina de Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE) en Puerto Banús.

Olvidos

La oposición se abstuvo a la hora de votar el destino del superávit por motivos similares. Los grupos consideran que el plan de inversiones elaborado con el remanente presupuestario se olvida de los barrios. Fernández (PSOE) subrayó que el destino del remanente se ha fijado con retraso y que el equipo de gobierno deja fuera grandes proyectos para el municipio como la renovación de la avenida del Trapiche, las obras de calle Málaga o las mejoras en torno a la fuente de los barcos, que «han quedado fuera a cambio de suministros».

José Carlos Núñez (CSSP) preguntó específicamente qué ha pasado con la primera fase del proyecto de bulevar de Marbella a Puerto Banús por la N-340 «trabajado por el equipo de gobierno anterior», y consideró que aunque la planificación incluye proyectos «interesantes» se han caído otros que estaban trabajados y pactados con este grupo municipal.

Miguel Díaz (IU), criticó, por su parte, que no sólo se olvida a los barrios, sino la participación, y lamentó que ninguno de los 246 proyectos incluidos en los Presupuestos Participativos haya entrado en estas inversiones sostenibles. Por último, el edil de IU aludió a la desproporcionalidad sectorial en el reparto de los 5,6 millones de euros destinados a obras. Según cálculos del propio concejal, San Pedro araña el 58,4% de esa cantidad; Marbella el 35%; Las Chapas un 4,7% y Nueva Andalucía un exiguo 1,7%.

El 'déjà vu' y la trastienda

Osorio confesó vivir un 'déjà vu' al escuchar las críticas de sus contrincantes políticos. «Vuelvo a vivir exactamente lo mismo que cuando compartía la bancada con ustedes», les espetó a sus excompañeros de ejecutivo (PSOE e IU). Por cierto, que a tenor de la falta de participación reprochada por el concejal de IU, Osorio reveló que, compartiendo espacio dentro del tripartito, Díaz defendió el proceso de Presupuestos Participativos «para aparentar». «Eso es lo que decía en la trastienda. Y ahora se pone usted muy bien puesto. Esa es la participación que usted quiere», reprochó el concejal de Hacienda. En su turno, la concejala de IU, Victoria Morales, salió en defensa de su coordinador local reprochando a Osorio su «bajeza moral» al hablar de la trastienda. «Lo que usted ha llamado trastienda son los órganos de negociación interna y por lealtad institucional no debería salir aquí», afirmó la edil. Más tarde en Twitter el propio líder de IU añadió: «Bajeza a un lado... lo que dice (Osorio) es mentira. Pero donde no hay no se puede pedir... A los hechos me remito».

Más

Fotos

Vídeos