El Plan Marbella Centro se retomará tras el verano con la peatonalización de la calle Sierra Blanca

Ángeles Muñoz y Javier García atienden a las explicaciones del técnico sobre la obra./Josele-Lanza -
Ángeles Muñoz y Javier García atienden a las explicaciones del técnico sobre la obra. / Josele-Lanza -

La actuación, que supondrá la remodelación completa de la vía, se financiará con cargo a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El denominado Plan Marbella Centro, un proyecto puesto en marcha por el Ayuntamiento en 2014 para dotar al centro urbano de una nueva fisonomía centrada en más espacios para el peatón y menos presencia de vehículos, se retomará tras el verano con la remodelación y cierre al tráfico de la calle Sierra Blanca. Hace apenas unos días tocaban a su fin los trabajos ejecutados en Víctor de la Serna y Antonio Herrero, y desde el Consistorio se anuncia ya una nueva fase en la que se invertirán 400.000 euros que irán con cargo a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol.

El Ejecutivo municipal desempolva así un proyecto redactado hace casi tres años y que contempla la renovación completa de una superficie total de 728 metros cuadrados. La novedad más importante que introducirá la actuación será que, una vez que concluya, la calle Sierra Blanca será peatonal. El resultado de la obra será una vía con dos tramos diferenciados. En la zona sur (con entrada por Alonso de Bazán) se ha previsto un acceso rodado con adoquinado para los usuarios de los aparcamientos privados que existen la calle. El tramo más al norte (junto a Ricardo Soriano) será totalmente peatonal, dispuesto en forma de plaza. Al tratarse de una remodelación completa cara al cierre al tráfico de la vía, se cambiará tanto el pavimento asfáltico como el acerado existente.

Los cambios, como se ha hecho en las fases anteriores del Plan Marbella Centro, serán también internos, es decir, la obra se aprovechará para la sustitución de la conducción de agua potable y de la red única de saneamiento existente, que se cambiará por una red doble separativa de fecales y pluviales. Asimismo se introducirá una nueva red de gas natural, de comunicaciones y alumbrado. En superficie se ha previsto nuevo mobiliario urbano con papeleras y bancos.

El proyecto, en el que se invertirán alrededor de 400.000 euros, según la cifra a la que se refirió ayer la alcaldesa Ángeles Muñoz, se ejecutará en un plazo de cuatro meses. El cambio de imagen de la vía, que conecta la calle Alonso de Bazán con Ricardo Soriano, será radical, y con la peatonalización se perderán las plazas de aparcamiento con las que cuenta actualmente. A día de hoy Sierra Blanca dispone de un único carril destinado al tráfico rodado con sentido de circulación norte-sur, y una línea de aparcamientos en su lado oeste.

«Son proyectos que están muy bien dirigidos y organizados por el Ayuntamiento, por lo que aprovechamos al máximo posible la colaboración con otras administraciones», señaló la regidora, quien indicó que el proyecto de Sierra Blanca ya está elaborado y que la actuación comenzará una vez que vez la obra se licite.

Ángeles Muñoz visitó ayer junto al concejal responsable de Obras, Javier García, la finalización de la actuación acometida en las calles Víctor de la Serna y Antonio Herrero tras seis meses de trabajos en los que se han invertido cerca de 550.000 euros financiados por la Diputación de Málaga, fruto del acuerdo que el Ayuntamiento de Marbella mantiene con la institución provincial.

Remodelación integral

La intervención -explican- no sólo se han centrado en la mejora estética de la calle, «sino que también se ha actuado en las infraestructuras internas de ambas vías». Esta actuación responde al objetivo marcado por el Ayuntamiento, indican, de «hacer una apuesta completa por modernizar el centro de Marbella y también el de San Pedro con una reestructuración integral para que el casco urbano tenga la misma definición». Muñoz incidió en que «son muchas las mejoras que se han acometido en ambas vías, bajo una superficie de 2.200 metros cuadrados, con unas obras donde se le ha dado prioridad al peatón frente al tráfico rodado». Al mismo tiempo «se ha actuado en la red de saneamiento, en la de alumbrado público y también en la de riego, además de sustituir el pavimento existente por uno más moderno acorde a la estética del nuevo mobiliario urbano y los elementos de jardinería».

Dentro de este plan también se ha llevado a cabo la remodelación de la calle Alonso Bazán, unas mejoras que contaron con una inversión de más de 400.000 euros y cuyas actuaciones se centraron en reforzar las instalaciones eléctricas; la dotación de infraestructuras de telecomunicaciones; la semipeatonalización de la calle, permitiendo el tráfico a velocidad reducida; y la mejora del alumbrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos