Pintura de altura en Estepona

Pintura de altura en Estepona
Charo Márquez

Los 10 participantes han pintado simultáneamente sobre grúas durante dos semanas con lo que Estepona cuenta ya con 50 murales Zosen y Mina Hamada ganan el I Concurso Internacional de Murales de Estepona

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

Nada que ver con la imagen tradicional del artista en la tranquilidad de su taller, aislado de cualquier elemento que distorsione su proceso creativo. Sobre una grúa, a decenas de metros del suelo, sujetos con arneses, bajo un sol abrasador, escuchando las críticas constructivas y destructivas de todo el que pasa por la calle. Es el escenario en el que han trabajado los 10 participantes del I Concurso Internacional de Murales de Estepona que han ganado Zosen y Mina Hamada con su obra 'Bosque maravillas', dotado con 10.000 euros, ubicado en la calle Terraza. El segundo premio ha recaído sobre Efrén Calderón, con un edificio muy colorido pintado en la fachada de otro edificio de la calle Camino del Cura.

Zosen es el nombre artístico de Ezequiel Fernández , de origen argentino, que junto a su pareja artística, Mina Hamada, natural de Japón, han realizado el mural más grande de los que participaban en el concurso: 32 metros de altura y 9 de ancho. Un guiño a Lewis Carroll, un bosque de estilo näif, lleno de color para el que han empleado 14 colores básicos de los que han obtenido finalmente más de 30 tonalidades distintas.

Mina no pudo recoger ayer el premio porque se encuentra en California trabajando en otro proyecto. Pero sí lo hizo Zosen. Ambos están muy familiarizados con los murales y sus trabajos conjuntos se pueden encontrar en varias ciudades de Europa, América del Norte y del Sur y Japón.

«Los muralistas nos sentimos desnudos porque se ve todo lo que hacemos»

Trabajar en altura es para Ezequiel el mayor aliciente. «No es la misma química que trabajar en el taller, donde lo controlas todo. Aquí los artistas estamos al desnudo, se ve todo lo que hacemos e interactuamos con la gente», comenta. Fernández entiende el muralismo como una manera de comunicar. Habituado a estos trabajos en la calle reconoce que la gente del sur es mucho más habladora. «Aquí todo el mundo habla y opina, aunque no entienda», señala. Los vecinos del edificio que acoge su 'Bosque maravillas' son, en su mayoría, jubilados que no tienen cultura artística y que no han visitado muchos museos de arte contemporáneo. «Pero intentan entenderlo y nosotros hacemos un esfuerzo para acercarles nuestro arte. Además nos ven que estamos 8 o 9 horas trabajando a pleno sol y valoran mucho lo que hacemos», resalta.

Zosen y Mina Hamada están muy satisfechos con el resultado de su trabajo. Normalmente tienen poco tiempo para ejecutar sus obras. En Polonia realizaron un mural en un edificio de 16 plantas en 5 días. Aquí han podido retocar la obra. «Al ser un mural, desde lejos no se perciben los detalles, pero nos gusta que esté bien acabado», explica. Reconocen que es un arte efímero que desaparecerá con el tiempo, por eso no les gusta trabajar con aerosoles que van perdiendo intensidad con el tiempo por los efectos del sol. Por ello emplean pintura plástica.

Esta profesión de altura requiere, ante todo, no tener vértigo. «Somos afortunados porque ahí arriba te sientes libre, puedes ver toda la ciudad», comenta el artista ganador

Durante dos semanas los participantes han compartido comidas y hotel en Estepona. Eduardo Luque, con nombre artístico Lalone, reconoce que «esto más que un concurso ha sido una convivencia, porque hemos compartido risas, consejos con gente tu mismo gremio».

Incluso han salido en grupo a hacer algunas obras en una casa abandonada de Marbella, confiesan.

Muchos de estos artistas, con formación en Bellas Artes, tienen experiencia en el arte callejero. Luque es un artista malagueño que procede del graffiti y considera que trabajar en este concurso ha sido «muy cómodo», pues disponer de una grúa propia a tu servicio no es algo que suele pasar, normalmente utiliza escaleras. En su obra «Musas» ha utilizado un 90 por ciento de sprays.

Con estas diez nuevas obras Estepona dispone de su particular museo callejero de murales con medio centenar de edificios pintados. El alcalde de Estepona, José María García Urbano, destacó ayer durante la entrega del premio, la calidad de las obras artísticas que se han ejecutado y que «forman ya parte del patrimonio cultural de la ciudad». El regidor definió la iniciativa como «una experiencia artística única donde vecinos y turistas han podido disfrutar de todo el proceso de creación y desarrollo de estas obras de gran formato». El Ayuntamiento inició esta actividad en 2012 para potenciar la cultura en las calles y se ha convertido también en atractivo turístico.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos