Piden ocho años para un hombre acusado de maltratar a su expareja y saltarse una orden de alejamiento

Según las conclusiones provisionales del fiscal, en una de las agresiones llegó a decirle que «la iba a matar» y la dejó encerrada en casa

AGENCIAS ESTEPONA.

La Sección Octava de la Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar el próximo miércoles día 21 a un hombre acusado de maltratar a su expareja, encerrarla en una ocasión en la casa y saltarse continuamente la orden de alejamiento que tenía. La Fiscalía solicita una pena de ocho años de prisión. Según las conclusiones provisionales del fiscal, el acusado, con condenas por maltrato y quebrantamiento, mantuvo una relación sentimental con la víctima, que residía en Estepona, que comenzó cuando ella era menor de edad.

En noviembre de 2008, el procesado se encontró con su expareja en la calle «y la agredió», tras lo que la llevó a su domicilio y «continuó agrediéndola», al tiempo que le decía que «la iba a matar», tras lo que abandonó la vivienda «dejándola encerrada» dentro, según detalla el fiscal en su escrito.

La acusación pública indica además que el acusado ya había «golpeado a su excompañera sentimental», lo que le ocasionó un derrame en el ojo derecho. Por todo esto, se le impuso como medida cautelar la prohibición de aproximarse y comunicarse con la víctima durante la tramitación de este procedimiento.

Acoso

Posteriormente, en 2009, tras nuevos hechos, se le prohibió además entrar y residir en Estepona, pese a lo cual, dice el fiscal, la madre de la mujer los vio en la playa juntos. También otro día, la mujer dijo que siguió a su hija «comprobando que iba al encuentro del acusado», al que le recriminó este comportamiento y él reaccionó presuntamente mostrándole una navaja.

Ya en 2011, según apunta el escrito provisional de la acusación pública, el acusado insultó a la mujer tras encontrarse en una caseta de la feria. Ese mismo día, continúa el fiscal, cuando la mujer volvía a casa con dos amigas, la estaba esperando en el portal y, «con la intención de amedrentarla», supuestamente la amenazó. Esto provocó en la víctima un «lógico temor y desasosiego», según sostiene el fiscal, apuntando que cuando los agentes fueron a detener al acusado lo encontraron en el portal con la mujer y otra persona.

Por estos hechos, se acusa al hombre por los delitos de lesiones y amenazas en el ámbito de la violencia de género, maltrato habitual, detención ilegal, quebrantamiento de condena, este con carácter continuado, así como por dos delitos leves de amenazas y vejaciones injustas.

Por estos delitos, la Fiscalía solicita una condena de ocho años de prisión, así como la prohibición de acercarse o comunicarse con ella durante más de nueve años. Se insta a que se aplique la circunstancia que agrava la pena de reincidencia al tener sentencias firmes por delitos similares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos