Pide ayuda en redes sociales para identificar a los autores del robo en su restaurante en Marbella

SUR

El propietario del local ha colgado las imágenes del asalto captadas por las cámaras de seguridad

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Dispusieron de más de tres horas para entrar y salir a su antojo del local del que en cada una de sus tres visitas fueron sustrayendo una televisión de plasma, lotería y cantidades de dinero en metálico. Las imágenes captadas por las cámaras del restaurante en cuestión, Etxezuri Café, ubicado en la calle Muro, en el centro de Marbella, y que el propietario colgó en redes sociales se han hecho virales desde el día del robo. “Denunciamos todo a la policía, pero creí que sería de gran ayuda colgar en Facebook las imágenes en las que se ve a estos ladrones por si la colaboración ciudadana puede ayudar a su identificación”, explica Michel Albalejo.

En las imágenes se ve a dos individuos que acceden al local. Lo hacen tres veces. La primera, a las 3.45 horas de la madrugada del sábado. En esa visita se llevaron unos 400 euros que había en caja del cambio y lotería del sorteo de Navidad que Michel había comprado para su familia. En una segunda visita, una hora después, extraen 20 euros que guardaba en un vaso. Sobre las siete de la mañana, los dos individuos acceden al local por tercera y última vez. Se llevan una televisión de plasma de 60 pulgadas. El total denunciado por el propietario del restaurante, que abrió sus puertas hace tres años, asciende a 1.880 euros de lotería que había vendido, unos 300 euros de las propinas, 400 euros de cambios que había en caja, la televisión y 25 décimos de lotería que el dueño jugaba y que había ido adquiriendo de distintos puntos de España. “He denunciado el robo de la lotería, pero no puedo identificar qué números son los que jugaba porque los he ido comprando en distintos puntos y cambiando con conocidos y no me los sé”, lamenta Michel Albalejo.

Fue su mujer quien, sobre las 9.00 horas del sábado, descubría el asalto al llegar al restaurante donde trabaja de cocinera. “Se llevó un gran susto. Estaba todo abierto y las luces encendidas. No entendemos que nadie se percatara de nada”, asegura el propietario, quien se enfrenta ahora, según cuenta, a la negativa del seguro contratado a cubrir el robo. “Hicimos un cambio de seguro a través del banco pero nadie nos dijo que precisamente el robo no estaba cubierto. Pagamos 600 euros al mes para que ante una situación tan común como esta no tengamos ahora cobertura”, explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos