Los padres del colegio Xarblanca denuncian falta de personal para niños con necesidades especiales

Un monitora lleva la silla de ruedas de una alumna. /RTVM
Un monitora lleva la silla de ruedas de una alumna. / RTVM

El AMPA del centro reclama a la Junta dos monitoras para atender a los menores tras reducir la jornada de la única auxiliar que trabaja en él

PABLO COLLANTESMARBELLA.

Varios alumnos del colegio público Xarblanca atraviesan una situación límite. En un escrito, remitido a la delegada provincial de Educación, Patricia Alba Luque, los padres del AMPA, trasladan la situación de especial urgencia que el centro afronta en el inicio del curso en relación con los alumnos y alumnas con necesidades especiales. «Nuestro colegio cuenta con cuatro niños y niñas en esta situación, de los que tres requieren de manera constante elevada atención y el restante, elevada media atención», explican. «Cada uno de ellos cuenta con el correspondiente informe de la Junta de Andalucía que constata esta necesidad».

Pese a ello, el pasado curso solo contaron con los servicios de una única Personal Técnico de Educación Especial (PTIS). «Acudía a nuestro centro en horario parcial 20 horas a la semana y debía atenderlos a todos», aclaran en el comunicado. «Dicha dotación resulta a todas luces insuficiente para atender las necesidades de estos niños y niñas y para garantizar su derecho a una educación pública y de calidad en igualdad de condiciones con sus compañeros y compañeras», argumentan.

Si ya de por sí es complicado concentrar el trabajo en una única especialista, la problemática se agrava ahora después de que la Junta haya dividido estas 20 horas entre dos centros de la ciudad. «Este año solo podemos contar con la PTIS durante 10 horas semanales, ya que el resto tiene que atender a los alumnos de infantil de Colegio Público Antonio Machado», aclara Auxiliadora González, madre de una de las afectadas. Pese a haber ofrecido alternativas, como la contratación por parte del AMPA de personal especializado en las horas en las que no disponen de PTIS, la Junta rechaza sus propuestas y no aporta solución al conflicto. «No tenemos capacidad de hacer nada».

Situaciones desagradables

«En ocasiones, al tener que abandonar el centro al finalizar su jornada y antes de que concluya el horario escolar, los pequeños se han tenido que enfrentar a situaciones desagradables, como permanecer mojados al hacerse sus necesidades encima durante el tiempo que se tardaba en localizar a sus padres y que estos pudieran ir a cambiarlos o recogerlos», denuncian los padres de Xarblanca. «A nosotros solo nos dejan entrar al centro para cambiar a nuestro hijos, pero los cuatro necesitan mucho más atención que esa», declara González. Su hija, Andrea, está en silla de ruedas y necesita con frecuencia cambios posturales y ayuda para desplazarse por el aula o utilizar el lavabo. «Hay zonas del centro que todavía no están adaptadas para personas con estas discapacidades».

Por este motivo, al inicio del nuevo curso, los padres afectados, que ya han recogido más de 500 firmas, solicitan a través de un escrito que la Junta de Andalucía disponga la asignación al colegio de una PTIS en horario completo, durante 25 horas a la semana, y a su vez se sume el refuerzo de una segunda para poder atender «en la medida de lo posible» las necesidades de estos alumnos con elevado grado de dependencia. «Una necesidad que es tanto más acuciante por cuanto de su presencia en el centro se benefician no solo los niños y niñas afectados sino también sus compañeros&rdquo, argumentan en el escrito.

De momento, no hay respuesta oficial de los órganos competentes, por lo que, con el curso ya iniciado, tanto los niños como sus padres confían en que todo el colegio arrime el hombro y contribuyan a que los más pequeños noten lo menos posible esta carencia. «Reclamaremos las veces que haga falta hasta que alguien nos escuche».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos