«Pablo logró que los jóvenes dejaran sus móviles y salieran a donar»

Pablo Ráez, en la última foto que compartió en las redes sociales. /Facebook
Pablo Ráez, en la última foto que compartió en las redes sociales. / Facebook

Familiares y médicos que lo trataron destacan el ejemplo que ha supuesto para muchas personas que padecen esta enfermedad

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Con un cúmulo de sentimientos, Paco Ráez, el padre de Pablo, se congratula de que su hijo se haya convertido en un referente para muchos jóvenes que se encuentran en su misma situación y lograra remover conciencias con su enorme corazón. «Pablo logró que los jóvenes se levantaran del sofá y dejaran la pantalla de sus móviles para ir a donar». Pese al dolor que vive toda la familia en este primer aniversario de su marcha, Paco asegura que Pablo les dio una lección de vida a todos. «Hablar de Pablo es hablar de amor; todo el que lo recuerda se le pone una sonrisa en la boca y no hay mejor recuerdo que eso», opina.

Noticias relacionadas

La familia de Pablo confiesa sentirse especialmente orgullosa de lo que hizo el joven marbellero en un momento muy delicado de su vida porque sólo trató de que aumenten las donaciones de médula por encima incluso de su propia salvación. «Su legado más importante es la movilización de los jóvenes gracias a la repercusión que su caso tuvo tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación».

A nivel personal, este familiar se queda con su gran capacidad de enfrentarse «sin miedo a un desenlace tan trágico». Y por ello espera que su relato sirva a muchos jóvenes que se encuentren en su misma situación y que lo vean como un ejemplo de superación. «Pablo nos ayudó a comprender que la vida nos va a poner un montón de pruebas y dificultades y debemos saber enfrentarnos a ellas».

Un ejemplo para todos

Ese halo de optimismo y vitalidad que demostraba Pablo en cada uno de los mensajes que compartía con sus seguidores también lograron impactar al equipo médico que trató con él. Manuel Barrios, hematólogo del hospital Carlos Haya, lo recuerda como una persona única. «Hay muchos Pablos, pero Pablo era único». Pese a estar acostumbrado a asistir a muchos pacientes con enfermedades similares, este doctor dice que «fue un privilegio conocerlo y tratar con él».

Este profesional expone que Pablo Ráez ayudó a muchos enfermos que llegan actualmente al hospital porque lo tienen como ejemplo de lucha. «Fue una persona con una capacidad de comunicar enorme» y eso ha permitido a los enfermos llegar al centro con parte del camino andado. «Se esforzó en dar a conocer todos los procesos por los que pasaba y demostrar que siempre hay que sonreír». Hoy, un año después de su adiós, Manuel Barrios es otra de las figuras que también reconoce a los enfermos: «Hay personas que llevan su enfermedad con una dignidad admirable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos