La oferta en Marbella de apartamentos turísticos se ha disparado en un 70% durante el último año

El precio medio de las más de 4.600 ofertas disponibles ronda los 170 euros por noche, 80 euros más caro que la media de la capital

PABLO COLLANTES

Álvaro alquila su lujoso barco atracado en Puerto Banús por la friolera de 7.000 euros la noche. Tres camarotes, dos de ellos con camas dobles, un amplio salón, cocina, cuatro baños y equipado hasta el último detalle. En el lado opuesto, Joseph, un anfitrión francés de más de 50 años, renta un modesto apartamento en El Mirador, a escaso medio kilómetro del centro de la ciudad, por unos 30 euros al día.

Son la oferta más cara y la más barata de los más de 4.600 apartamentos en activo registrados en Airbnb en Marbella en lo que va de año. El crecimiento de esta plataforma, dedicada a la oferta de alojamientos de particulares, está siendo imparable.

En España, el negocio generó unos 4.170 millones de euros en 2016, según la actividad económica generada entre anfitriones y huéspedes. Un trato sin intermediarios y un sistema basado en las calificaciones de otros usuarios hacen de la plataforma una opción cada vez más recurrente que acaba desplazando a la población autóctona, eleva el precio de los alquileres de larga duración y altera la distribución del turismo.

Por cada alquiler, la plataforma cobra cerca de un 5% al anfitrión y hasta un 10% al huésped

Según los datos facilitados por el portal estadístico AirDNA, encargado de recopilar datos mensuales de la plataforma, en 2017 en Marbella se han publicado 6.620 alquileres, un 70% más que en 2016, año el que se contabilizaron 3.875. El tamaño medio de las viviendas es de dos habitaciones, el 41% de la oferta actual. En muchos casos, estos inmuebles están en desuso ya que sus propietarios residen fuera por circunstancias laborales o personales. Es el caso de Fran, vecino de Estepona que desde hace años trabaja en Asia. Gestiona las reservas desde allí y su padre es el encargado de recibir a los nuevos huéspedes. «Por la diferencia de horarios, me es difícil responder a posibles interesados, aunque trato de hacerlo lo más rápido posible», explica.

Pese a estar concebida como una plataforma entre particulares, según AirDNA, en Marbella solo hay 2.180 anfritriones en activo, por lo que cerca del 21% de las hospedadores cuentan con dos o más viviendas a su nombre. El precio medio de alquiler por día es de 170 euros, 80 euros más caro que en la capital, en la que actualmente hay más de 5.000 viviendas.

El casco urbano sigue siendo la zona que atesora un mayor número de ofertas. Además, en barriadas de lujo como la de Sierra Blanca, se puede dar con casas completas por algo más de 70 euros la noche. De cada alquiler a través de la plataforma, Airbnb cobra una tarifa entre el 3 y el 5% al anfitrión y de entre un 5 y un 15% al huésped.

Por el momento, el sector inmobiliario no parece haber notado sus efectos. «En Marbella no supone un problema», explica Manuel Álvarez, comercial de la Inmobiliaria Marbella. Rocío Rodríguez, de Stand Inmobiliaria, asegura que, pese a su auge, los propietarios tienen cierto recelo. «Muchos aún no se fían de confiar su casa por días o quincenas», concluye.

Fotos

Vídeos